Deuda: Gobierno acuerda con tenedores locales canjear cerca de $200.000 millones de bonos en pesos

Finanzas

Así lo confirmó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a Reuters. El canje, que ofrece nuevos instrumentos que vencerán entre el 2021 y el 2024 por títulos que expiran este año, es parte del objetivo del Gobierno de ganar más tiempo para realizar pagos. en medio de la crisis de la deuda soberana.

El Gobierno argentino alcanzó un acuerdo con tenedores de bonos locales para canjear cerca de 200.000 millones de pesos (3.200 millones de dólares) de deuda en pesos, en una licitación planeada para el jueves, dijo a Reuters el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El canje planificado, que ofrece nuevos instrumentos que vencerán entre el 2021 y el 2024 por títulos que expiran este año, es parte del objetivo de Argentina de ganar más tiempo para realizar pagos en medio de la crisis de la deuda soberana.

"El objetivo es diferir una significativa porción de la deuda en pesos a tasas de interés sustentables", dijo a Reuters Guzmán, que agregó que el Gobierno espera "canjear alrededor de 200.000 millones de pesos en deuda de corto plazo en esta primera ronda".

Guzmán, que también mantiene duras negociaciones con acreedores internacionales para reestructurar cerca de 70.000 millones de dólares en deuda bajo ley extranjera, agregó que diferir pagos de deuda en pesos aliviaría "la presión sobre las necesidades de financiamiento del Tesoro y, en las condiciones actuales, sobre el Banco Central también".

"Un resultado favorable facilitaría un gradual pero persistente proceso de acumulación de reservas extranjeras, que en opinión del Gobierno es una condición necesaria para aliviar los controles a capitales", dijo.

El Gobierno estuvo concentrado en diferir bonos en pesos a través de una serie de licitaciones para canjear deuda. Pero en el plano internacional de sus obligaciones el panorama es más difícil.

Al mismo tiempo, el Gobierno mantiene conversaciones por un nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en el 2018 aprobó una línea de crédito por 57.000 millones de dólares a Argentina. De ese total, el país utilizó 44.000 millones de dólares.

La semana pasada Guzmán dijo que Argentina necesita un "alivio sustancial" de los tenedores internacionales de instrumentos en su proceso de reestructuración, en una señal de firmeza ante acreedores.

Sin embargo, esas negociaciones podrían sufrir algunas demoras debido a los efectos del coronavirus, cuyos casos crecen en Latinoamérica y han obligado a Argentina a imponer estrictas medidas de cuarentena y cerrar sus fronteras.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario