Edición Impresa

Fondos de inversión, en la recta final

La CNV aprobó 10 FCI. Se trata de una forma de blanquear dinero y evitar la penalidad, aunque los dólares deben estar inmovilizados durante el plazo mínimo de 5 años. Además se incentiva la construcción.

En apenas 15 días cierran los plazos para el tan celebrado blanqueo de capitales, una estrategia del Gobierno para salvar el año fiscal. En la recta final también están los fondos comunes de inversión cerrados (FCI) que hoy compiten por canalizar el capital de aquellos adherentes al sinceramiento fiscal que postergaron su decisión hasta el final, y buscan evitar pagar la penalidad de 15% que impone la ley. Si bien son pocas las desarrolladoras e inmobiliarias que apostaron a este sistema, anuncian que se trató de un verdadero éxito.

Los primeros fondos de real estate que se aprobaron estuvieron en manos de Consultatio y Compass. El primero, con el sello del desarrollador Eduardo Costantini que prevé invertir en tres proyectos, uno de ellos en un macro lote de Nordelta, en el que las unidades se prevenderán a un promedio de u$s3.000 el metro cuadrado. El de Compass apuesta a la construcción de edificios en zonas urbanas, en alianza con el retailer Fravega. Ambos finalizaron en la primera semana de marzo la etapa de su suscripción. Mientras que Allaria y Argencons cuenta con un FCI por hasta u$s 170 millones que se destinará concretamente al desarrollo del Distrito Quartier Puerto Retiro.

"En cuanto al mercado inmobiliario, no se observa un volumen muy importante de activos inmobiliarios que se estén declarando en esta etapa, hay algunas consultas pero en un 50% de lo que venía pasando hasta diciembre. Pero sí va a suceder que a partir de abril van a estar disponibles los primeros fondos, que se van a poder aplicar en cualquier proyecto", sostuvo Alejandro Bennazar presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA). Y es que al principio del blanqueo, se podía dejar el dinero durante seis meses en las cuentas pagando sólo un 10% de penalidad, pero a partir del mes que viene empiezan a vencer esos plazos, por lo que habrá más flujo de dinero en el mercado.

Si bien son pocas las constructoras que han decidido invertir en los Fondos Cerrados inmobiliarios, los aprobados por la Comisión Nacional de Valores (CNV) son apenas 10, aunque todos han logrado reunir el capital necesario para comenzar a llevar a cabo los emprendimientos. "Estamos muy satisfechos con la colocación de nuestro Fondo, no sólo en cuanto a los valores nominales obtenidos sino con respecto a la posibilidad de destinarlos a proyectos tan necesarios para la clase media", sostuvo Pablo Brodsky, director comercial de Predial Propiedades, que cerró su Fondo Común de Inversión la semana pasada y que destinará la construcción de cinco emprendimientos que apuntarán a la clase media.

El monto de emisión fue de u$s 10.026.854 constituido por u$s 3.976.854 correspondientes a la Clase A, u$s2.050.000 que pertenecen a la Clase B y u$s 4.000.000 provenientes de la Clase C. Y esto se debe a que el FCI se compone de tres tipos de cuotapartistas: inversores que exteriorizaron según la Ley 27.260 (Clase A), inversores que no exteriorizaron (Clase B) e inversores institucionales (Clase C).

Por su parte, Cohen S.A. cerró su FCI con su proyecto Al Río alcanzando los u$s15,7 millones destinados a 4 proyectos al desarrollo urbano. "Esto es un paso muy importante para el sistema financiero porque consolida el vínculo entre el mercado de capitales y la economía real", aseguró Jackie Maubré directora de Cohen S.A.

EL ABC DEL FONDO

Según lo dispuesto por la Ley de Sinceramiento Fiscal, los Fondos Comunes de Inversión (FCI) cerrados ofrecen la posibilidad a quienes ingresan al régimen de evitar el pago del impuesto especial del 10% o 15% previsto como penalidad, con la única condición de mantener esa inversión en el fondo por un plazo mínimo de cinco años. La excepción de penalidad es sin dudas uno de los principales atractivos para los inversores, aunque a esto debe sumarse el alto retorno de inversión que se cree tendrán estos proyectos. En los fondos cerrados hay dos grandes grupos. Por un lado, aquellos que ofrecen una rentabilidad fija establecida por el emisor de un instrumento de deuda y los que ofrecen al cuotapartista compartir la rentabilidad total del proyecto. En este último caso, será el fondo el encargado de distribuir entre los inversores el resultado total al finalizar la vida del fondo o mediante dividendos parciales.

El monto mínimo de inversión para participar del Fondo Común de Inversión es de u$s250.000, con un máximo de u$s10 millones o su equivalente en otras monedas, por lo que no parece estar pensado para cualquier ahorrista. Apunta a un sector de mayor poder adquisitivo.

Lo que sí va a suceder es que algunos proyectos en los que inviertan estos fondos apunten a la clase media, ofreciendo planes de financiamiento que hagan accesible la compra de unidades en los proyectos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario