Opiniones

Fortaleciendo la institucionalidad electoral

La administración pública puede ser un actor clave en la generación de un entorno saludable para la gestión. Esto es, un entorno previsible, con reglas claras y principios de integridad que generen confianza en los vecinos. La Ciudad de Buenos Aires dio pasos significativos en esa dirección. Entre otras políticas públicas, se impulsaron las de acceso a la información, gobierno abierto y rendición de cuentas. Además, este año se tratarán en la Legislatura sendos proyectos de Ley de Ética Pública y de Obra Pública. Sin embargo, este año hay un punto que destaca por su relevancia para la democracia: la institucionalidad electoral.

El Gobierno de la Ciudad aboga desde el comienzo de esta gestión por el fortalecimiento de una matriz de reglas de competencia basada en el diálogo, la inclusión, la sana convivencia, el respeto, el juego limpio y la transparencia. Con estos pilares en mente, en 2016 comenzó un proceso de elaboración de un proyecto de Código Electoral a través de la metodología Dialogando BA. Éste incluyó distintas sesiones temáticas en las que participaron Legisladores de distintos espacios políticos, académicos, organizaciones de la sociedad civil y vecinos. Allí todos escucharon exposiciones de expertos para luego mantener entre ellos una conversación franca y abierta, que canalizó tanto consensos como disensos. La culminación de este camino fue el proyecto de Código Electoral que, luego de valiosos aportes surgidos en la conversación legislativa, se aprobó en 2018 con 49 votos a favor sobre 60 miembros de la Legislatura.

Si bien la mayor parte de las disposiciones de esta norma se implementarán en 2021 (como, por ejemplo, la creación del Instituto de Gestión Electoral y del Tribunal Electoral de la Ciudad), hay dos innovaciones que son de aplicación inmediata. La primera es la paridad electoral, que obliga a las agrupaciones políticas a incluir varones y mujeres por partes iguales y alternados en sus listas de precandidatos/as y candidatos/as a Legisladores y miembros de las Juntas Comunales.

La segunda innovación de aplicación inmediata es la obligación de realizar debates electorales, que aplica a los candidatos/as a Jefe de Gobierno, Legisladores y miembros de las Juntas Comunales. Estos eventos deberán ser diseñados conjuntamente por la autoridad electoral y los partidos políticos, lo cual robustece su carácter plural e imparcial. Además, serán emitidos por los medios oficiales de la Ciudad con señal abierta.

Los acuerdos entre actores políticos son clave para una convivencia republicana y hacen de nuestra democracia un régimen más sólido. Este año se reeditará el Compromiso “Ciudad Limpia y Campaña Responsable”, que fue firmado por primera vez en 2017 y que se repetirá este año. Su objetivo es disminuir la cantidad de afiches ilegales, garantizando así la preservación del espacio público durante el período electoral. Adhirieron a este compromiso representantes de organizaciones de la sociedad civil, Defensoría del Pueblo de la Ciudad, autoridades electorales, empresas de publicidad en vía pública, funcionarios del gobierno, apoderados y candidatos de las agrupaciones políticas.

Estas iniciativas reflejan la visión que tiene el Gobierno de la Ciudad sobre el modo en que deben funcionar las elecciones. Se enarbolan como principios rectores del proceso electoral a la convivencia, el diálogo y el respeto entre actores políticos con aspiraciones contradictorias, así como al acceso equitativo a los cargos para varones y mujeres y a la transparencia. Asimismo, abre espacios para la participación de organizaciones de la sociedad civil, académicos y vecinos en todas las instancias en que esto sea posible, con el objetivo de fortalecer el lazo representativo y generar así una democracia más confiable.

(*) Subsecretario de Reforma Política y Asuntos Legislativos, Ministerio de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario