Edición Impresa

Fuerte huelga educación, primera prueba para el ajuste de Bolsonaro

Para la administración de ultraderecha sólo está en juego el 3,5% de las partidas. Pero los sindicatos sospechan que aquella busca "sancionar" a las casas de estudio de tendencia izquierdista.

San Pablo - El presidente Jair Bolsonaro se enfrentó ayer por primera vez desde su asunción con un foco de resistencia social a su política de ajuste fiscal, cuando los trabajadores de la educación realizaron un paro y una movilización de cientos de miles de personas en todo Brasil en repudio al recorte en el presupuesto universitario al margen del Congreso.

Según informaron medios locales, las protestas se realizaron en los 26 estados del país y en el Distrito Federal de Brasilia, donde unas 15.000 personas se manifestaron en la Explanada de los Ministerios, según las autoridades, 50.000 de acuerdo con los organizadores.

Multitudes se congregaron en San Pablo, donde alumnos, docentes y padres impidieron el paso de entrada a la ciudad universitaria de la universidad local. Lo mismo ocurrió en la Universidad de Campinas (Unicamp).

Las protestas fueron aún mayores en la Universidad Federal Fluminense, en Niteroi, y en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), en la Universidad Federal de Bahía y las federales de Minas Gerais.

Los sindicatos aseguraron haber reunido a decenas de miles de personas en cada una de las capitales estaduales.

“No hay recortes. El problema es que encontré un Brasil destruido económicamente y que la recaudación (impositiva) fue inferior a la prevista”, dijo ayer Bolsonaro poco después de llegar a Dallas (Texas) para recibir una condecoración de la Cámara de Comercio Brasil-Estados Unidos.

Para el exmilitar, “la mayoría [de los manifestantes] son militantes” y no están interesados en estudiar. “Son idiotas útiles usados de masa de maniobra por una minoría hábil que compone el núcleo de las universidades federales”, disparó.

El Ministerio Público Federal denunció ayer que el recorte del presupuesto para gastos discrecionales en más de 60 universidades federales es “inconstitucional”.

De acuerdo con el ministro de Educación, el ultraderechista Abraham Weintraub, el ajuste alcanza al 30% del gasto discrecional, equivalente a solo el 3,5% del presupuesto total.

El paro de docentes, según los sindicatos, fue total en las escuelas públicas primarias y secundarias y tuvo más de un 90% de adhesión en las privadas, algo inédito en la historia de Brasil.

Las protestas denuncian los planes del ministro Weintraub de bloquear recursos, incluyendo el presupuesto que las universidades federales pueden usar de modo discrecional.

El funcionario se defendió al afirmar que los salarios y gastos imprescindibles están garantizados, aunque el recorte afecta el pago de miles de becas de estudiantes, así como el de las cuentas de luz, agua, limpieza y seguridad.

El Gobierno alega que no se trata de recortes definitivos, sino de un congelamiento de fondos habitual cuando los ingresos previstos son inferiores a los contemplados por los presupuestos.

La Cámara de Diputados, pese a tener una mayoría oficialista, aprobó por 307 votos a favor y 82 en contra la convocatoria del ministro para que dé explicaciones.

Desde la llegada de Bolsonaro al poder, la educación se convirtió en un terreno de conquista para el bolsonarismo, decidido a extirpar el “marxismo cultural” .

El bloqueo de los gastos no obligatorios fue denunciado inicialmente como una represalia contra tres universidades que acogieron debates con figuras de izquierda.

Ante las reacciones negativas, el ministro de Educación -el segundo al frente de esa agitada cartera en menos de cinco meses- extendió la medida a todas las instituciones federales y adujo, ejemplificando el caso con decenas de pequeños chocolates, que los fondos congelados representaban apenas un 3,5% del presupuesto total. Para los sindicatos, el recorte es mayor.

Bolsonaro ya había provocado otro acalorado debate en abril, al anunciar que su Gobierno consideraba recortar los fondos públicos asignados a las carreras universitarias de Filosofía y Sociología.

Agencias Télam y AFP,

y Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario