Edición Impresa

Fuerte respuesta de Hacienda al reclamo del Grupo Techint

Dijo que si se accediera a lo pedido, la relación subsidio-inversión llegaría al 74% y la tasa de retorno al 37,9%.

El Ministerio de Hacienda rechazó los recursos jerárquicos presentados por Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint, contra resoluciones de la Secretaría de Energía que liquidaron los subsidios de la resolución 46 para el período abril-octubre, de acuerdo al volumen de producción previsto en el proyecto original.

La resolución 46 fue dictada en 2017 por el exministro de Energía, Juan José Aranguren. Prevé un precio estímulo de u$s7,50 por millón de btu para los desarrollos nuevos de gas en Vaca Muerta, de modo que la diferencia entre el precio al que se vende el producto y el estímulo sea cubierta por el Estado.

La principal beneficiaria de la resolución 46 fue Tecpetrol por el gas extraído en el área Fortín de Piedra, donde logró llegar a una producción de 17,5 millones de metros cúbicos diarios en diciembre de 2018.

Como otras decisiones importantes tomadas por Aranguren, la resolución 46 no previó situaciones extraordinarias ni la importante devaluación del peso ocurrida el año pasado. Como consecuencia del aumento de la producción y de la devaluación, los subsidios terminaron resultando impagables para el Estado en un momento de fuerte recorte del déficit fiscal. Por eso, a fines de enero, la Secretaría de Energía decidió acotar el beneficio a la producción prevista en el proyecto original.

Frente a eso, Tecpetrol presentó los recursos jerárquicos ahora rechazados y anticipó que podría acudir a la Justicia. En el rechazo a los recursos, el Ministerio de Hacienda consideró, según un comunicado oficial, que “Tecpetrol reclama subsidios por el doble de lo aprobado” y que “la producción adicional fue conseguida con una inversión mucho mayor a la presentada” en 2017.

La información de Hacienda explicó que en agosto de 2017 Tecpetrol solicitó adherir al programa (de la resolución 46) con un plan de inversiones de u$s1.723 millones hasta 2021 y una producción máxima de 8,5 millones de metros cúbicos diarios para abril de 2019.

Agregó que “en numerosas declaraciones públicas de la empresa queda claro que estimaba producir más de 15 millones metros cúbicos diarios hacia fines de 2018, con mayores inversiones respecto de lo informado al Estado”

Finalmente, según el comunicado de Hacienda, en noviembre de 2017, se aprobó la adhesión al programa con base en la información provista por la empresa. Añadió que se estimó que, si la inversión era exitosa, el costo fiscal sería de u$s729 millones, con una relación del 37% entre el subsidio y la inversión comprometida, y una tasa interna de retorno (TIR) anual del 18,7%.

Hacienda indicó que en abril de 2018, Tecpetrol informó a las autoridades nacionales que duplicaría su producción respecto de la curva aprobada, y destacó que “este nuevo plan de producción nunca fue aprobado por el Gobierno”.

Según el Ministerio, a cargo de Nicolás Dujovne, “la empresa pretende cobrar subsidios por el total de volumen producido o por el volumen informado en abril de 2018”. Explicó que si se hiciese lugar a lo solicitado, el costo fiscal sería de u$s1.446 millones (el doble), la relación entre el subsidio y la inversión comprometida llegaría al 74%, el doble de la prevista, y la tasa interna de retorno (TIR) anual al 37,9% (el doble).

El comunicado indicó que en consecuencia el Ministerio de Hacienda resolvió que:

no corresponde pagar subsidios por encima del volumen informado y aprobado;

el monto del subsidio no puede quedar sujeto al arbitrio de la empresa, máxime cuando la información provista al Estado al solicitar la aprobación fue inexacta, y cuando la empresa tenía la obligación de presentar información completa, veraz y actualizada y comunicar de inmediato toda novedad que afectara de manera significativa el proyecto;

lo pretendido por Tecpetrol es irrazonable y constituiría un abuso de derecho.

Por su parte, la petrolera afirmó en un comunicado que la resolución del Ministerio de Hacienda “no da respuesta a ninguno de los argumentos específicos de su reclamo”, y sostuvo que considera recurrir a tribunales e internacionales.

La empresa añadió que “el régimen no prevé límite a los volúmenes que tienen derecho al incentivo, como tampoco hubo límite a los beneficios otorgados por los programas de estímulo a la producción de gas 1, 2 y 3 (este último implementado por la presente administración)”.

Afirmó también que “confía en que sus argumentos están sustentados por la regulación existente y confirmados por los propios actos de la administración”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario