Edición Impresa

Fuerte retrato de “la otra Lady Macbeth” en film británico

El largometraje marca el debut tras las cámaras del puestista William Oldroyd. La historia de venganza está basada en la obra del siglo XIX de Nikolai Leskov.

Corresponde aclararlo: no se trata de la ambiciosa mujer que imaginó Shakespeare, sino de otra, más bien empacada y rencorosa, que imaginó Nikolai Leskov en "Lady Macbeth del distrito Mtsensk", allá por 1865. Pero ambas tienen algo en común, algo terrible: ellas desprecian "la leche de la humana benevolencia". Luego, hay diferencias. Difiere un poco la patología, y el grado de conciencia de sus crímenes. Y también difiere mucho la clase de marido que les tocó en suerte.

La de Leskov es, al comienzo, la pobre víctima inocente de un mal matrimonio, sufriendo para colmo a un suegro odioso. Hasta que encuentra un amante, saca las uñas y empieza a ser victimaria. No diremos si le va bien, pero sí que es todo un personaje, que inspiró la famosa ópera de Shostakovich y Preis, en 1934; una tremenda película del maestro Wajda, "Lady Macbeth en Siberia" con guión de la serbia Sveta Lukic, 1962; otra de Roman Balayan, 1989, y ahora ésta de William Oldroyd, director de ópera y cortometrajista que así debuta en el largo. Buen debut, porque muestra precisión, estilo, y maneja el drama de un modo seco, elegante, tomándose su tiempo para asestarle luego al espectador dos o tres de esas sorpresas que revuelven las tripas. Lo ayudan muy bien Ari Wegner, director de fotografía; Florence Pugh, jovencita que sabe representar muy bien a una hermosa y tenebrosa psicópata, y Alice Birch, guionista que, solo alterando dos caracteres y el final, hace al personaje más actual y más terrible. Quién sabe qué le dirán las neofeministas.





"Lady Macbeth" (id., G.B., 2016). Dir.: W. Oldroyd. Int.: F. Pugh, C. Jarvis, P. Hilton.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario