Edición Impresa

Fusión cervecera: Quilmes cede marcas a su competencia

La belga AB InBev le pasará Isenbeck y otras etiquetas a la chilena CCU. Es una condición que fijó el Gobierno para evitar que haya monopolio en el país.

En noviembre de 2015 la belga AB InBev compró por u$s100.000 millones la británica SAB Miller y así pasó a ser la mayor cervecera del mundo. Esa operación tuvo impacto obligado en la Argentina, donde esas empresas ya eran dueñas de marcas emblemáticas, como Quilmes e Isenbeck, respectivamente. Pero recién ayer el Gobierno aprobó la fusión a nivel local, aunque fijó condiciones para impedir una posición monopólica en el mercado doméstico.

El principal competidor de AB InBev en el país es la empresa chilena CCU. Ambas empresas presentaron ante la Secretaría de Comercio una propuesta que habían consensuado para redistribuir las marcas y evitar el dominio casi absoluto de la primera.

Así, según el detalle que informó la repartición oficial, el reparto de etiquetas quedará de la siguiente manera:

CCU Argentina incluirá en su portafolio las marcas Isenbeck, Iguana, Norte, Diosa y Báltica; e incorporaría las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch.

A cambio, CCU Argentina devolverá la marca Budweiser, de propiedad de AB InBev a nivel global, y recibirá pagos de hasta u$s400 millones en un plazo de hasta 3 años.

Esta transacción no incluye la planta productiva de Cervecería Argentina S. A. Isenbeck ubicada en Zárate, Argentina, que continuará operando bajo la titularidad de AB InBev.

"La operación de adquisición de SAB Miller por AB InBev fue una operación internacional, evaluada por distintas autoridades de competencia en el mundo, varias de las cuales establecieron condiciones para su aprobación (por ejemplo Estados Unidos y la Unión Europea). En Argentina, si la operación se hubiera aprobado sin condiciones la participación de las marcas de AB Inbev podría haber alcanzado hasta el 85% del mercado", explicó Comercio.

Ante la consulta de Ámbito Financiero, en Quilmes remitieron al comunicado oficial: "Este acuerdo ordenará el portafolio de ambas compañías, permitirá una mayor previsibilidad para futuras inversiones, y garantizará la permanencia de estas marcas en el mercado argentino".

La decisión de Comercio sobre el intercambio de marcas debe ahora ser ratificada por la Comisión de Defensa de la Competencia, pero se descuenta que será aprobada sin problemas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario