Edición Impresa

Fusión Fiat-Renault: impacto en Argentina demoraría 3 años

Ese sería el tiempo que se estima sobre la base de experiencias anteriores si se llega a concretar la operación global.

El anuncio de las automotrices Fiat y Renault de analizar la posibilidad de una fusión a nivel mundial generó incertidumbre en empleados y concesionarias de las dos marcas. El horizonte de un acuerdo de este tipo, que buscará bajar costos, aunar esfuerzos y buscar mayor eficiencia siempre trae aparejada la reducción de estructuras. Ante este clima de preocupación, las dos filiales locales dieron señales mediante comunicaciones internas y cartas enviadas a sus redes de ventas, para aclarar y tranquilizar sobre la marcha de estas negociaciones.

“Esta es una señal importante, una señal para el futuro, ya que todos los fabricantes líderes de automóviles buscan fortalecerse para considerar con calma las enormes inversiones necesarias para preparar el vehículo del futuro y enfrentar los desafíos de la sociedad”, señala el texto de la nota enviada por la marca francesa a sus vendedores.

copy1.jpg

En tanto, la filial local de la firma italiana también buscó llevar serenidad a sus concesionarios y operarios. “Nos gustaría reforzar que estamos sólo en la fase inicial y que no hay certeza de que esta propuesta resulte en una transacción… Es importante destacar que los beneficios de la transacción propuesta no se basan en el cierre de plantas, sino en la realización de inversiones más eficientes en plataformas globales de vehículos, arquitecturas, powertrains, tecnologías comunes y localización de proveedores”, señala el comunicado interno al que tuvo acceso Ámbito Financiero.

copy.jpg

Más allá de estas notas, la posibilidad de una fusión llevará un tiempo considerable en llegar a la práctica en el exterior y un período mayor en sentirse en la Argentina. Algunas asociaciones anteriores confirman esa situación. La fusión de Volkswagen y Ford, en los 80, que llevaron a la creación de Autolatina, tardaron alrededor de cuatro años en plasmarse en hechos concretos. Más cercano en el tiempo, la fusión de Fiat y Chrysler demoró tres años en repercutir en el mercado local con la sinergia de tareas y áreas operativas. Lo mismo sucedió con la Alianza Renault-Nissan. “Tres años es el tiempo razonable para que un posible acuerdo se sienta en la Argentina”, señaló un directivo que participó de la implementación local de uno de esos acuerdos.

El objetivo principal y por el que se empezaría a implementarse este acuerdo pasaría por la estrategia industrial para, después, llegar a la cadena comercial que suele ser el último eslabón en ensamblarse. Además, según explicaron otras fuentes con experiencia en situaciones similares, la tendencia es a mantener separadas la estructura de venta con locales propios de cada marca. Actualmente, hay otro factor a tener en cuenta que es el cambio en las formas de comercialización, debido a los avances tecnológicos, que ya de por sí obliga a reformular el concepto de la concesionaria actual. Cuando este acuerdo esté en marcha, si es que se concreta, la realidad del sector de ventas será totalmente distinta a la que se conoce por lo que es prematuro aventurar hoy cómo funcionará la asociación de estas dos marcas.

NISSAN AVALA

Nissan dijo a Renault que no se opone a la posible fusión de su socio con Fiat Chrysler ayer en Yokohama, según informó el periódico japonés Nikkei. “No nos oponemos”, fue el mensaje de Nissan.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario