Secciones Especiales

Fusión de sabores del mar y la tierra en el barrio de Barracas

Quien haya caminado al menos una vez por la histórica avenida Montes de Oca sabrá que la oferta gastronómica abunda en cantidad y variedad. Euro Bistró & Café es el lugar ineludible para los amantes de pescados y mariscos.

El barrio de Barracas alberga a algunos de los bodegones, cafés, restoranes y pizzerías más emblemáticas y valoradas del país. Al 900 de la icónica avenida Montes de Oca hay un local ineludible para los amantes de los pescados y los mariscos: la pescadería “El Delfín”, cuya vidriera misma invita a entrar y llevarse clásicos como calamares, merluza o salmón; o figuritas difíciles como caviar ruso, pulpo chileno o español, atún rojo, merluza negra, corvina negra, caracoles o los peces limón o bonito (en temporada).

De Italia a Buenos Aires, sin escala

“El Delfín” tiene una historia muy interesante, la de Rafael Cioffi, un inmigrante italiano que vino a Argentina en 1951 desde su Marina Grande di Sorrento natal. Luego de haber trabajado en el puerto de Mar del Plata decidió que podría vender pescado en la Ciudad de Buenos Aires y el barrio elegido fue Barracas.

Ya por 1965 se establece con su primer puesto de venta de pescados y mariscos con atención al público y venta al por mayor que comenzó con la atención a barcos de pasajeros. Veinte años más tarde, en 1985, inaugura la actual pescadería "El Delfín", la primera en su categoría en todo Buenos Aires en aquel entonces. De ahí en adelante, y ya contando con la ayuda de sus hijos Lucas y Antonio, comenzó a incorporar en sus ventas algunas comidas elaboradas como así también catering de paellas y cazuelas hasta llegar a ampliar su distribución y reparto a importantes hoteles, restaurantes y comercios.

Ya en 1996 abrió las puertas su segunda sucursal, perfeccionando la calidad y cantidad de las comidas elaboradas y sumando más platos al servicio de catering y manejada íntegramente por Lucas y Antonio.

¿Y si abrimos un restoran?

Lucas y Antonio Cioffi son quienes manejan los destinos de la pescadería. Emprendedores e inquietos como su padre, y sobre la base del éxito que tienen con su servicio de catering, pensaron en fundar un bistró que tuviera como especialidad los pescados y mariscos que tan buena aceptación tienen en el mercado.

De la idea a la concreción del proyecto pasó muy poco tiempo: alquilaron un local en Montes de Oca al 900, a pocos pasos de la pescadería y lo llamaron Euro Bistró & Café.

El espacio se puede definir como informal, confortable. Sin grandes lujos, pero con una calidez que invita a disfrutar y volver por más. Una gran barra, un inmenso pizarrón a la vista de todos, y la vedette de la casa: los productos del mar, aunque también sorprenden con otras preparaciones que valen la pena degustar.

En este lugar todo es posible: desayunar y leer el diario o estudiar, disfrutar de un menú ejecutivo o el “take away” con bandejas para comer en la oficina, disfrutar de un brunch a la tarde, tomarse unas pintas de cerveza artesanal y aprovechar el happy hour o cenar.

“Pensamos en hacer algo distinto e informal en la zona y no encasillarnos en ninguna categoría. Queremos que cualquiera pueda disfrutar de la comida que ofrecemos, y por eso desde el primer día decidimos que no solo serviríamos pescados y mariscos, sino que habría muchas otras opciones”, explican los hermanos Cioffi.

Y la carta en ese sentido les da la razón: rabas, pulpo, mejillones y langostinos aparecen por supuesto, pero las empanadas de osobuco, las ribbs de cerdo con barbacoa o las distintas hamburguesas que ofrecen son para paladares realmente exigentes.

Euro Bistró & Café en definitiva satisface tanto a quienes quieren ir a tomar un café o una pinta, como a quienes quieren deleitarse con platos elaborados como el pulpo confitado, una delicia que se encuentra en muy pocos sitios de Buenos Aires. Con amigos, en pareja o “para llevar”, es un local que no falla y que está abierto todos los días.

El dato: Pulpo Confitado!

Lo principal es que el pulpo sea lo más fresco posible. Tiene que estar además bien limpio.

En una olla con agua ponemos cebolla, zanahoria, puerro, apio y perejil y un poco de granos de pimienta, nada de sal porque queremos que el pulpo una vez cocido este marinado y absorba los sabores deseados. Una vez que llega el agua a hervor, se lo asusta al pulpo (se lo va metiendo y sacando del agua para que los tentáculos se enrosquen y tengan mejor estética, se lo hace de a poco y cada vez más profundo).

Una vez que se lo asusta 5 veces lo metemos y le damos de 35 a 40 minutos de cocción por kg. A tener en cuenta que el pulpo tiene mucha merma (desperdicio) aproximadamente 50 al 60% de ahí el valor del plato del mismo.

Una vez cocido se lo deja reposar en una marinada con los sabores deseados, a continuación se lo seca y lo ponemos a confitar (sumergir en un medio graso a baja temperatura) aproximadamente 3 a 4 hs. Luego de eso ya está listo para ser utilizado, explica Germán Fernández, chef y gerente general de Euro

RECOMENDADO DEL CHEF

Para comenzar: empanada de osobuco ($60).

Para seguir: pesca del día ($495)

El postre: Brownie de 3 chocolates ($150).

Un vino blanco de malbec de Bodega Vicentín ($450 la botella o $160 la copa).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario