Lifestyle

"Game of Thrones", la serie de todos los récords, estrena su última temporada

Es la más cara, la más vista, la más pirateada, la más galardonada y también la más usada para distribuir malware. El éxito de HBO emitirá su octava y última temporada el 8 de abril.

La más cara, la más vista, la más pirateada, la más recompensada... "Game of Thrones", cuya octava y última temporada se emitirá a partir del 14 de abril en 186 países, aglutina todos los récords.

Lanzada en 2011, "Games of Thrones" sedujo a cada vez más espectadores a lo largo de las temporadas. Se convirtió en la serie más vista de HBO en 2014, desbancando a "Los Soprano". El último episodio de la séptima temporada fue seguido en directo por 16,5 millones de fans en Estados Unidos, un récord absoluto para una serie de televisión. Según HBO, los episodios de la última temporada fueron vistos por un promedio de más de 30 millones de personas en ese país.

Unas cifras excepcionales que se repiten en el resto del mundo y a las que se añade la piratería, estimada en más de 1.000 millones de visionados ilegales para la séptima temporada, todo un récord. A su vez, una investigación de la firma de seguridad Kapersky reveló que la serie es también es la más usada para distribuir malware por los cibercriminales que aprovechan que la audiencia busca los episodios en sitios de torrents y de streaming.

Varias cadenas como OCS en Francia y Sky Atlantic en el Reino Unido decidieron emitir la octava temporada en simultáneo con Estados Unidos, es decir, de madrugada.

La octava temporada se anunció como la más cara de la historia de las series, con un presupuesto de 15 millones de dólares por episodio, es decir, 90 millones de dólares para los 6. Entre los efectos especiales, los imprevistos en los decorados naturales y el caché de los actores (más de 1,1 millones de dólares por episodio para los cinco principales), los contadores se disparan.

Los episodios de esta última temporada son más largos, 80 minutos para los tres últimos, como un largometraje.

El episodio piloto costó casi 10 millones de dólares y la séptima temporada, con siete episodios, fue la más cara (100 millones). Pero según el diario The New York Times, esta inversión es rentable, ya que la serie aporta 1.000 millones de dólares anuales a HBO. Es además la tira más recompensada en los premios Emmy, con un total de 47 galardones.

Tras la filtración de 4 episodios de la quinta temporada antes de su difusión, la cadena tomó medidas de protección. Sus dos creadores, David Benioff y D.B. Weiss, grabaron varias versiones finales para evitar las filtraciones, una técnica ya utilizada para "Los Soprano" y "Breaking Bad". La actriz Sophie Turner (Sansa Stark), reveló que visitó falsos lugares de rodaje para despistar. Durante la filmación, se dispuso un dispositivo antidrones.

Con una treintena de lugares de rodaje en el mundo, la saga fantástica disparó el turismo ahí por donde pasó, como en Irlanda del Norte, Islandia o en las ciudades españolas de Osuna y Gerona, con circuitos turísticos dedicados a la serie, según datos recopilados en el libro "Game of Thrones décodé", de la periodista francesa Ava Cahen.

En cuanto a la ciudad de Dubrovnik, en Croacia, que representa la capital ficticia Desembarco del Rey, tuvo que imponer un número límite de visitantes.

Los nombres de los personajes de la serie inspiraron a los padres: Arya figura en el top 20 de los más populares (343 nacimientos en 2017) en Inglaterra y Gales, mientras que en Estados Unidos, Khaleesi, título de uno de los personajes principales que significa reina en el idioma imaginario de Dothraki, entró en el Top 1.000 en 2014, y en 2017 nacieron 466 niñas con ese nombre.

Pero no solo se imitan los nombres: uno de los actores principales, Peter Dinklage, pidió a los fans que dejaran de comprar perros de raza huski -similares a los lobos de la serie- porque los abandonos de estos perros se dispararon 700% desde 2011 en el Reino Unido, según la organización por los derechos de los animales PETA.

Barack Obama, fan de la serie, pidió ver en "preestreno" la sexta temporada, pese a que HBO había prohibido cualquier difusión anticipada. Donald Trump hizo referencia en varias ocasiones a la emblemática divisa de la familia Stark "Winter is coming" (Llega el invierno) tuiteando "Sanctions are coming" (Llegan las sanciones) a propósito de Irán, y "The wall is coming" en alusión al muro en la frontera con México, pese a las protestas de HBO y de algunos actores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario