Edición Impresa

Garantía recíproca: más plata, menor tasa, mejores plazos

Una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) tiene como objetivo permitirle a las pymes optimizar su acceso al financiamiento. Esto se logra mediante la constitución de un fondo de garantía que opera como fondo común por los avales otorgados a los socios. Para acceder a un aval, la firma debe ser micro, pequeña o mediana, según los parámetros fijados por la Secretaría de Emprendedores y Pymes del gobierno nacional, y dedicarse a actividades comerciales, agropecuarias, industriales o de servicio.

¿Qué ventajas implica? A través de una SGR, la pyme puede obtener créditos en forma más ágil y mejorar los mecanismos de otorgamiento, además de flexibilizar los requisitos de garantía. Esto implica una clara ventaja sobre otras alternativas financieras, como los bancos y el circuito informal, ya que se reduce la tasa de interés, aumenta los plazos de financiamiento, obtiene mayores montos y las empresas son evaluadas en función del proyecto que presentan y no sólo en función de las contragarantías.

Además, a diferencia de otras entidades más rígidas, las SGR también pueden apoyar startups, pues analizan su proyección comercial y el know how de sus directivos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora