Economía

Gerente general de Audi: "Este fue un año malo para la industria en general"

El gerente general de la marca alemana en la Argentina dijo que en 2019 vendieron 2.000 vehículos contra los 7.000 que colocaron en otros años. Y que el mercado sufre "una dispersión muy grande".

En el renovado Audi Lounge, que funciona donde alguna vez estuvo el célebre Rond Point, Conrado Wittstatt, gerente general de Audi Argentina, dialogó con Ámbito Financiero sobre el complicado momento que atraviesa la industria e hizo un balance del plan estatal de subsidios que buscó impulsar las ventas.

P.: ¿Cuántos autos venden al año?

Conrado Wittstatt: Hoy estamos en un mercado bastante deprimido, entonces las cifras no son significativas desde el punto de vista estadístico. Este año, redondeando, estamos cerca de las 2.000 unidades. Pero hemos llegado a vender en el país 7.000 unidades en un año. Esto habla claro de una dispersión muy grande y a la cual hay que adaptarse. Un negocio con tantos altibajos tiene sus particularidades.

P.: Fue un año complicado...

C. W.: Fue un año malo para la industria en general. Eso de ninguna manera nos quitó la fuerza para seguir adelante. La marca tiene una estrategia bien clara de permanencia en Argentina, que es un mercado estratégico en la región y hacemos honor a eso a partir de hechos concretos, como es este Lounge. Pero también tenemos en la marca otras actividades que ya son bien conocidas en nuestro ambiente, que son consistentes a lo largo de los años como es el centro de manejo en el autódromo de la Ciudad, nuestro Audi Driving Center, donde le damos la posibilidad a aquellos que se acerquen a asistir a cursos de manejo avanzado en condiciones extremas.

P.: ¿Qué balance hace del plan que lanzó el Gobierno para incentivar la compra de autos?

C. W.: Toda iniciativa que sirva para fomentar el consumo de productos es positiva en la medida en que sea racional. En este caso acompañó una situación de mercado debilitada. Por supuesto que ayuda. Cuando surgen estas noticias desde el Gobierno de alguna manera impulsa al cliente a interesarse en conocer los detalles. Y eso es un motivo para acercar gente a nuestros concesionarios y entonces poder explicar cuáles son las oportunidades que hay en determinado momento. Creo que eso es lo que particularmente sucedió durante estos meses en que estuvo el plan. El mercado ya venía tan mal que las ofertas de las marcas eran muy importantes y este aporte adicional de parte del Gobierno fue un disparador para que mucha gente se acerque y ahí te encontrás que por ahí la realidad es diferente a la que te imaginabas, porque la realidad es que las oportunidades de precios que había, y que de hecho hay algunas todavía, eran mejores de las que hay normalmente. Y desde ese punto de vista fue un éxito.

P.: ¿Debería haber continuado?

C. W.: Todo lo que sea fomentar el comercio, sí. Uno desearía poder seguirlo, pero también es necesario tener un mercado sano y que funcione por sus propios medios. En definitiva el anhelo al final del día es tener un mercado sano, es tener una economía estable, que nos permita desarrollar las potencialidades que cada marca tiene, y de sus productos, y no tener que estar pensando cómo hago para sacar el stock de encima que no pude vender porque el mercado se me hizo pedazos de la noche a la mañana.

P.: Una de las críticas al plan fue que se aplicaban subsidios, cuando en realidad lo que habría que haber hecho es bajar impuestos.

C. W.: El de la carga impositiva es un tema que a veces se toca de una manera un tanto liviana, porque las cosas no son tan sencillas. Uno diría “prefiero que me saques presión impositiva y no que me estés subsidiando”. De hecho uno podría decir matemáticamente que el subsidio no es nada comparado con lo que la venta de un auto aporta al Estado. Es un tema complejo. Lo mejor es tener un mercado transparente, un mercado sólido, que pueda funcionar por sus propios medios y que no tenga que depender de ayudas de ningún tipo.

P.: ¿Qué expectativas tiene para adelante?

C. W.: Nadie sabe qué puede pasar. Nosotros creemos que la mejor manera de enfrentar la incertidumbre es hacer lo que mejor sabemos hacer; que es prepararnos, preparar nuestra marca, nuestros productos, nuestros concesionarios y eso es lo que estamos haciendo. En breve estamos inaugurando nuevos concesionarios. Todo esto preparándonos para la llegada de una enorme cantidad de nuevos modelos. Ya tenemos las nuevas unidades del Q8, una SUV de gran porte, que para nosotros inaugura un segmento de mercado. Y también están listas para llegar las nuevas versiones del A1. Y están llegando los nuevos A6, A7, A8, y después del verano tenemos más novedades. Con lo cual nosotros creemos que 2020 seguramente va a ser un año complejo, difícil, como estamos acostumbrados en Argentina, pero estamos bien preparados.

P.: ¿Por qué este nuevo Audi Lounge?

C.W.: Esto es una historia que comenzó en 2005 cuando establecimos el primer concepto Audi Lounge en el segundo piso de lo que en ese momento era Rond Point. En aquel momento era simplemente lo que decíamos era el living de la casa de Audi para recibir a los clientes de la marca que pudieran tener un lugar cerca del centro, muy bien ubicado, con lugar de parking, con todos los servicios de oficina, y eventualmente los clientes puedan recibir a sus clientes. Teníamos algunos eventos, pero las dimensiones nos impedían cierta flexibilidad que queríamos. Pasó el tiempo, la marca creció. Hoy tenemos en Argentina unos 40.000 autos circulando. Nos pareció que era un buen momento para crecer desde la propuesta que significaba el Audi Lounge original. Entonces se dieron las circunstancias en las que pudimos tomar todo el edificio, lo cual implicó una remodelación importante, que estuvo a cargo de arquitectos tanto de Argentina como de Audi en Alemania que trabajaron en conjunto. Y finalmente después de un año de remodelaciones inauguramos este edificio con tres plantas, que nos permite una exhibición permanente de modelos, las novedades de modelos y tecnología. También tenemos un espacio donde funciona lo más parecido al concepto del Audi Lounge anterior, pero con mucha más capacidad, con más flexibilidad. Tanto así que ahora tenemos en el primer piso una serie de livings a los que los clientes pueden acceder, y también hacemos eventos una vez por semana.

P.: ¿Cómo es el cliente de Audi?

C.W.: Nuestro cliente es una persona de mundo, que le gusta innovar, acceder a lo último disponible, y de alguna manera pretende tener su privacidad, pretende sus libertades. Y eso es lo que de alguna manera estamos tratando de hacer aquí en este edificio, ofreciendo es posibilidad de tener un lugar donde el cliente pueda acceder libremente y pueda disponer como si fuese su casa. Tenemos valet parking y todo lo que hace falta para tener una reunión de negocios, tenemos una sala específicamente privada, ejecutiva, para reuniones de mayor confidencialidad. Desde ese lugar es que desarrollamos este concepto.

P.: La idea es no ofrecer solo un auto, sino también un servicio

C.W.: Fijate que casi solo hablamos del servicio y no de los autos. Estamos hablando con un foco mucho más en la marca hacia nuestros clientes y en la posibilidad de compartir experiencias, estilos de vida, formas de ver las cosas. Los autos son casi una consecuencia de todo esto.

P.: ¿Cómo viene el avance de los autos híbridos y eléctricos?

C.W.: En la industria en general, en los mercados que marcan tendencia, hay una clara tendencia hacia energías sustentables. Ya nadie duda de que va a ser así. De hecho empresas como la nuestra ha desarrollado una estrategia muy clara hacia el desarrollo de una enorme cantidad de nuevos productos ya sea híbridos o 100% eléctricos. Incluso ya hay compromisos asumidos públicamente de porcentajes bastante elevados en los próximos 5 o 10 años de las gamas de productos que van a ser de estas tecnologías. A nivel global es una tendencia ya bien marcada que llegó para quedarse y crecer.

P.: ¿Qué puede pasar en Argentina?

C.W.: Como decimos en el mercado premium: 'Todo llega'. Puede tardar un poco más, un poco menos, depende de las circunstancias. Pero la realidad es que las nuevas tecnologías siempre han llegado, y desde nuestra marca lo puedo decir con la frente bien alta. siempre hemos comercializado toda la gama de productos y de hecho hemos asumido ya el compromiso hace un tiempo de oportunamente comercializar también los autos eléctricos. En la medida en que la infraestructura local lo permita el crecimiento de este tipo de tecnologías será mayor. Si la infraestructura es limitada, el crecimiento va a ser lento. Hoy es un crecimiento más producto de la ambición de algunos usuarios de participar de la mayor innovación tecnológica. De hecho podrías tener un auto 100% eléctrico y no necesitás una infraestructura a nivel país. Perfectamente se pueden utilizar estas tecnologías en una ciudad como Buenos Aires. Depende del Estado el crecimiento de una infraestructura a nivel país. Ofrecer estos productos es una decisión nuestra como marca. El despligue del mercado depende de un gobierno. Hoy por hoy el Gobierno estableció políticas diferencias para energías renovables, con aranceles de importación diferenciados. Este tipo de políticas ayudan para que arranque la rueda y que las terminales se anime a invertir en este sistema.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario