Economía

Gobierno empieza a negociar bono (flexible) con empresarios

Hay serios reparos de los industriales. Dante Sica determinó que no haya plazos para la discusión. Si bien la referencia es $5.000, se abrirá el juego para que se adapte a la realidad de cada sector.

El Gobierno convocó para mañana a las principales cámaras empresarias para iniciar formalmente la negociación por el bono para empleados destinado a compensar parcialmente los efectos de la devaluación. Si bien se tomará como una referencia el paliativo para los estatales de $5.000, la cifra no está asegurada para los privados. La voluntad del ministro de la Producción, Dante Sica, es que todo forme parte de una discusión, que no tendrá plazos y que deberá contemplar todas las situaciones sectoriales.

El funcionario decidió convocar a los representantes del sector privado apenas conocidos los datos de la inflación que difundirá hoy el INDEC, y que se estima que rondará el 4% para agosto. Había acordado tanto con ellos como con dirigentes de la Confederación General del Trabajo (CGT) esperar a ver el efecto que tendrá el salto del dólar de $45 a $60 del mes pasado para poder luego sentarse a discutir.

Todas las características del bono, es decir formas de pago, plazos, montos, quedarán condicionadas a las posibilidades de cada sector. El martes, en la reunión de Comité Ejecutivo de la Unión Industrial Argentina (UIA) que encabezó Miguel Acevedo, los directivos manifestaron su preocupación por la nueva carga en los costos. Las pequeñas y medianas empresas directamente dicen no estar en condiciones de pagar nada. Plantean que apenas pueden juntar el dinero suficiente para los sueldos, tienen problemas para la cobranza y no cuentas con financiamiento. En la mirada de la central fabril, solo las grandes podrían afrontar el compromiso.

También advierten que varias negociaciones salariales se cerraron en los últimos dos meses y que en las mismas se incluyeron cláusulas de revisión por aumento de la inflación.

Tomando en cuenta todas esas advertencias, en el Ministerio de la Producción entienden que la compensación se deberá diseñar casi a medida de cada empresa.

Algunos de los puntos que para el Gobierno no podrán debatirse son: el bono será único en lo que quede del año. No se podrá reabrir la discusión por este concepto. Si alguna empresa ya pagó algo a sus empleados por iniciativa individual, no tendrá que sumar el nuevo. Por otro lado, lo que se acuerde será íntegramente no remunerativo, de modo que no generará costos fiscales ni se podrá incluir en el caso de indemnizaciones.

Tampoco se podrá tomar a cuenta de pago de impuestos, como en el caso de la retribución de $2.000 de este mes, que las empresas la pudieron descontar de Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social. En ese caso, el financiamiento fue por parte del fisco. Ahora será puramente de las empresas. Por ello, cuando mañana lleguen dirigentes de la UIA, de la Cámara de Comercio, de las pymes, la construcción y el campo, también irán directivos de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), quienes tendrán la misión de ofrecer lineas de crédito para los que vayan a pagar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario