Economía

Gobierno renovó sólo 43% de Letes: pagó tasa del 7%

El Gobierno debió ceder ayer ante las presiones del mercado generadas por la fuerte suba del riesgo país y del tipo de cambio y colocó apenas u$s409 millones en la primera licitación de Letras del Tesoro en dólares (Letes) después de las PASO. La cifra representó apenas un 43,05% de los u$s905 millones que vencen esta semana. Para ello, el oficialismo debió convalidar un fuerte incremento en la tasa ofrecida para los títulos a 105 días, que finalmente se ubicó en 7% TNA (7,18% TIREA). Pero además, debió cerrar la licitación a marzo del año que viene, producto del fuerte encarecimiento del crédito.

Con la licitación de ayer, el total colocado de estos instrumentos para el 29 de noviembre asciende a u$s1.159 millones. La magnitud de la victoria de Alberto Fernández en las PASO abre la incógnita sobre cuál será el futuro para cumplir con el pago de los vencimientos de deuda en los próximos meses. De acá hasta las elecciones del 27 de octubre, el Palacio de Hacienda deberá hacer frente a vencimientos por u$s7.506 millones en Letes, monto que representa el 63,45% del stock total (u$s 11.829 millones). Para todo lo que resta del 2019, en tanto, la cifra asciende al u$s10.254 millones (86,7% del total de Letes).

Todo esto lleva a pensar en qué es lo que ocurrirá con los vencimientos de deuda a partir del 10 de diciembre, considerando que los desembolsos del FMI cubren el pago de capital e intereses para este año. Desde el año pasado que la Argentina se encuentra fuera de los mercados internacionales de deuda, luego de la crisis cambiaria y del fuerte salto del riesgo país, que ayer trepó otro 18,68% a 1.741 puntos básicos (ver pág. 4). Matías Kulfas, uno de los principales referentes económicos de Alberto Fernández ya anticipó en declaraciones radiales que, en caso de ganar las elecciones, la intención es continuar cumpliendo con los pagos de deuda para evitar caer en default. Desde el mercado se espera que el próximo gobierno renegocie el acuerdo original con el organismo internacional de crédito, con el fin de mitigar los riesgos para los próximos años.

Mateo Reschini, analista de LBO, destacó que “hubo bastante desconfianza por parte del mercado en la licitación; además, no se repitieron las tasas que se están pagando en el mercado secundario, que se ubican entre el 20% y el 35%, aproximadamente”. Por esta razón, “tiene sentido la decisión de no salir a colocar la Letra más larga”. Y señaló que “para hacer un análisis más profundo sobre la colocación, habría que determinar cuál fue la participación de los sectores público y privado, ya que se rumorea que hubo una mayor presencia del primero”.

Para las próximas licitaciones, habrá que tener en cuenta también a los vencimientos de Lecap, ya que, en caso de persistir la presión sobre el tipo de cambio, los inversores podrían optar por volcarse por títulos en dólares, generando mayores complicaciones sobre el tipo de cambio y, por ende, una nueva aceleración de la inflación.

Por otra parte, a pesar de la caída en los precios de los activos argentinos, por el momento, desde el oficialismo no han salido a recomprar deuda, que podría generar cierto alivio dentro de las finanzas nacionales. En esta línea, Reschini consideró que “no se sabe cuánta espalda hay para salir a recomprar deuda. Si bien me parecería lo ideal, se entienden las limitaciones que enfrenta el oficialismo. En este momento es importante que el Banco Central muestre solidez de reservas”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario