Goldman Sachs y JP Morgan, con críticas al plan (piden devaluación)

Edición Impresa

“Las medidas económicas develadas se quedan cortas en un plan de estabilización”. Así resumió el banco norteamericano JP Morgan la visión que la empresa envió a sus clientes en un informe que analiza el paquete de medidas informadas por el flamante ministro de Economía, Sergio Massa. En la misma tónica, el banco de inversión Goldman Sachs escribió que “las medidas anunciadas son decepcionantes y no constituyen un plan global y coherente para reequilibrar la economía”.

Si bien las primeras reacciones de los activos argentinos fueron positivas en la apertura del mercado de ayer, luego revirtieron su tendencia. Es que los analistas esperan mayores detalles de cómo el ministro conseguirá los resultados planteados como objetivos para su gestión en el corto plazo. A estas críticas también se sumó el banco brasileño BTG, que les dijo en un documento a sus clientes que “el juego de Massa tiene un montón de promesas razonables, pero no tiene carne para sostenerlas”.

“A la espera de los detalles y de las nuevas medidas económicas que se anunciarán en las próximas horas y días, nuestra primera impresión es que los anuncios carecen, una vez más, del aliento y la consistencia necesarios que exigen los retos actuales, quedándose muy lejos de lo que el plan de estabilización requeriría en la actual situación macroeconómica”, amplió JP Morgan. Más adelante, el banco norteamericano considera que “frente a la urgencia, seguimos caracterizando la actual respuesta política como un esfuerzo de parcheo, carente de la consistencia y amplitud necesarias para estabilizar la economía”.

El foco, aseguran los analistas, está en la política. “Hasta ahora, la coalición de gobierno se ha caracterizado por decisiones tardías y un estilo de ensayo y error. Esto dificulta un compromiso creíble a primera vista, a menos que vaya acompañado de lo que podrían considerarse medidas políticamente costosas al entrar en un año electoral”, dice el documento.

Tanto JPMorgan como Goldman Sachs deslizaron la necesidad de realizar una devaluación del tipo de cambio oficial. Así dice el informe de Goldman: “Argentina necesita una combinación de políticas más convencional y disciplinada para reequilibrar la economía, y eso implica, en primer lugar, establecer una senda creíble hacia la consolidación fiscal estructural y un tipo de cambio que se permita reflejar los fundamentos macroeconómicos, lo que requeriría una audaz reducción de la represión/control financiero”.

Ayer, el ministro de Economía fue enfático respecto del tipo de cambio: “Los shocks devaluatorios lo único que producen es pobreza y una enorme transferencia de recursos”. Uno de los ejes de su gestión será fortalecer las arcas del Banco Central y con eso ganar músculo para la política económica y no avanzar en una devaluación de la moneda. Esto mismo repitió Miguel Pesce, presidente del BCRA, minutos después de que finalizara la conferencia de prensa de Massa en el microcine del Palacio de Hacienda.

BTG fue mucho más preciso en sus críticas, porque a cada punto opuso su dura lectura. Primero focalizó sobre la dupla déficit fiscal / financiamiento monetario: “Massa pareció reconocer la fragilidad del contexto, pero sus anuncios no tuvieron sustancia: el objetivo de déficit del 2,5% no tiene medidas que lo respalden, y el congelamiento de la financiación del BCRA no tiene fuentes alternativas de financiamiento”.

“El plan es probablemente agotar la participación de los bancos en las ventas del Tesoro, por lo que se expande a través de Repo/Leliq en lugar de transferencias directas, con un resultado idéntico”, analizaron. Por el lado de las reservas, -sigue BTG-, “las medidas para incentivar las exportaciones fueron menores, sólo se anticiparon a las exportaciones, sin ajuste cambiario”.

Respecto del anuncio del Repo, BTG sostiene que “probablemente tendrán costos prohibitivos, exigiendo garantías por al menos 10 veces el efectivo obtenido”. Respecto de este punto, un funcionario que acompañará a Massa en su gestión contó después de la conferencia que los Repo podrían ser para recompra de títulos públicos (aprovechando las bajas paridades actuales) o para fortalecimiento de reservas. La decisión de qué línea se tome dependerá, aseguran en el entorno de Massa, de las tasas de interés y de los plazos de las operaciones. La intención es que las tasas sean de un dígito.

Estefanía Pozzo

Dejá tu comentario