Política

Grabois protesta en shopping: complica a Macri y al PJ

Juan Grabois no le hizo ningún favor ayer a Alberto Fernández (todo lo contrario) con su idea de avanzar sobre shopping porteños para pedir la sanción de la emergencia alimentaria. Integrantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular entraron a cuatro shopping de la Ciudad de Buenos Aires para reclamar. La elección no fue casual y respondió a una simulación (bastante retrógrada) de una lucha de clases que intentaron desarrollar entre los pasillos y mesas del Patio Bullrich, Abasto, Alto Palermo, Falabella y Galerías Pacífico. Por lo tanto ni siquiera en todos los casos impactaron solo en los consumidores de altos ingresos a los que querían molestar, sino a público de todas las clases.

En algunos casos de esas manifestaciones, militantes de la CTEP tomaron un megáfono y lanzaron mensajes como: “Les decimos a Rodríguez Larreta y a la ministra de Desarrollo Social que estamos en emergencia. Les exigimos la emergencia habitacional porque no podemos más vivir así. Les exigimos la emergencia alimentaria porque los pibes y las pibas se mueren de hambre. Estamos en emergencia laboral y educacional. Exigimos que nos escuchen”. Para completar repartieron volantes a los clientes y turistas.

En el Patio Bullrich, los manifestantes efectuaron la protesta en medio del patio de comidas, lo que generó que muchos comensales abandonaran las mesas. Los sacaron al grito de “Unidad de los trabajadores”, Allí explicaron que la lista de demandas de la organización incluye la “emergencia habitacional, emergencia en adicciones y emergencia social y laboral”.

Lo mismo habían hecho en abril de este año y noviembre de 2018, cuando alrededor de 200 integrantes de la CTEP sorprendieron a los clientes de diferentes centros comerciales con cánticos y banderas para manifestar otros reclamos.

Durante las protestas en los shopping, se desplegó el personal privado de seguridad habitual en esos recintos en las puertas, pero en ningún caso intentaron sacar a los manifestantes del interior del centro comercial. De ahí la bronca de muchos clientes que tuvieron que hacerse a un costado o dejar el lugar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario