Edición Impresa

Gremios del transporte paran el 25, además del 29

Los sindicatos del transporte ratificaron ayer la realización el 25 de Mayo de una nueva suspensión de servicios en protesta por el pago del Impuesto a las Ganancias por parte de los trabajadores de la actividad. Las organizaciones, que también confirmaron su adhesión al paro convocado por la CGT para el 29, buscarán así reforzar su perfil de garantes de la contundencia de las medidas de fuerza luego de que los gremios opositores, con Hugo Moyano a la cabeza, impulsaran a espaldas de la central su propia huelga general el 30 de abril pasado.

Así lo resolvió ayer la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), que lideran en los hechos los colectiveros de la UTA y los ferroviarios de La Fraternidad. El sello, que en lo formal encabeza el portuario Juan Carlos Schmid, dudaba de sostener la medida de no realizar tareas en el feriado tal como había hecho el pasado 1 de Mayo luego de que la CGT llamara a un paro nacional para cuatro días después. Primó, sin embargo, el objetivo de Roberto Fernández (UTA) y del maquinista Omar Maturano, de “cortarse solos” para dejar en evidencia, una vez más, la condición estratégica como gremios del transporte público de pasajeros.

La CATT tomó la determinación de no prestar servicios en feriados hasta tanto no se atendiera su demanda de eliminar o morigerar el peso del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores del transporte, con el argumento de que en general se ven obligados a desempeñar tareas en días no laborables y que el adicional que perciben por hacerlo termina licuado con el descuento por la aplicación del gravamen.

En tanto, la CGT recibirá hoy a dirigentes de movimientos sociales que se plegarán a la protesta de fin de mes. El denominado “triunvirato de San Cayetano” que integran Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa, visitarán la sede de la CGT para articular con su dirigencia la adhesión al paro. Por tratarse de una huelga sin movilización, las organizaciones sociales prevén realizar el día anterior ollas populares como mecanismo de visibilización de sus reclamos.

Ese “triunvirato” se mostró aleatoriamente junto a la CGT tanto como con el Frente Sindical por el Modelo Nacional que encabeza Hugo Moyano. Es que además de exhibir un perfil confrontativo con la gestión de Mauricio Macri tuvo varios contactos con los “gordos” de los grandes gremios de servicios y los “independientes” de buen diálogo con Cambiemos destinados a explorar su eventual incorporación en la CGT. También buscaron el cobijo de la central mayoritaria para gestionar ante el Gobierno una obra social piquetera.

El frente moyanista, por su parte, decidirá el martes la modalidad de adhesión al paro y, como adelantó este diario, tenía previsto realizar su propia jornada de ollas populares el 25 de este mes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario