Edición Impresa

¿Grietas en la alianza? Un banco ruso congeló las cuentas de PDVSA

Gazprombanck habría suspendido las operaciones de la petrolera estatal venezolana para evitar las sanciones estadounidenses. La información sorprendió por la fuerte defensa de Putin al chavismo frente a la crisis.

Moscú - Fuentes oficiales bajo anonimato revelaron que el banco ruso Gazprombank decidió congelar las cuentas de la estatal venezolana PDVSA y suspendió operaciones con la firma para reducir el riesgo de que la entidad financiera caiga bajo las sanciones estadounidenses, una versión que fue negada por la petrolera.

Si bien muchas firmas extranjeras redujeron su exposición a PDVSA desde las sanciones, sorprende de un prestamista estrechamente alineado con el estado ruso, ya que el Kremlin ha sido un estrecho socio de Nicolás Maduro.

“Las cuentas de PDVSA están actualmente congeladas. Como entenderá, las operaciones no se pueden llevar a cabo”, afirmó la fuente.

La agencia Reuters había informado recientemente basándose en informantes y un documento interno que PDVSA estaba pidiendo a sus clientes depositar los pagos por ventas de crudo en las cuentas de Gazprombank,en un movimiento que trataba de evitar las sanciones impuestas por el Gobierno de Donald Trump.

Por su parte, PDVSA negó posteriormente la información a través de su cuenta de Twitter, publicando una captura de pantalla con la historia de Reuters y calificándola de #FakeNews (noticia falsa). “PDVSA desmiente categóricamente este nuevo intento por vulnerar con noticias falsas el trabajo que hace la industria petrolera”, escribió.

Washington afirma que las sanciones impuestas en enero intentan bloquear el acceso de Maduro a los ingresos petroleros del país, después de que el líder opositor Juan Guaidó se proclamara presidente interino y recibiera un amplio apoyo de los países occidentales.

Gazprombank es el tercer mayor banco de Rusia por activos e incluye entre sus accionistas a la compañía estatal de gas Gazprom. El banco ha tenido cuentas de PDVSA por varios años. En 2013, PDVSA dijo que firmó un acuerdo con Gazprombank por 1.000 millones de dólares en financiamiento para la compañía Petrozamora. La fuente dijo que las cuentas de Petrozamora también estaban congeladas.

Funcionarios rusos han respaldado a Maduro y han calificado las acciones de la oposición como una estrategia impulsada por Estados Unidos para usurpar el poder en Caracas.

Pero las firmas rusas están en un dilema, atrapadas entre respaldar la línea del Kremlin y a Maduro, y el temor de que al hacerlo puedan exponerse a sanciones secundarias de Washington que perjudicarían sus negocios.

La semana pasada Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores ruso, había asegurado que el Kremlin trabaja activamente con el Gobierno de Venezuela para lograr una solución “constitucional” a la crisis. Para Riabkov, si se logra frenar la injerencia externa y evitar una revolución, “el Gobierno legal podrá continuar su trabajo para superar los problemas internos en diálogo con la oposición”.

Si bien Moscú ha afirmado que no ve cómo interlocutor al presidente interino Juan Guaidó, proclamado por la opositora Asamblea Nacional, el diplomático ruso admitió que “en la oposición hay fuerzas constructivas”.

Desde 2005, Venezuela compró un total de u$s11.000 millones en armas rusas, según los cálculos de varios medios locales, lo que convierte a Moscú en el primer proveedor de armas del país sudamericano.

En el sector petrolero, el Kremlin invirtió miles de millones de dólares, principalmente a través de la empresa semipública Rosneft, dirigida por Igor Sechin, muy cercano a Putin. La firma participa en varios proyectos de exploración y de producción de petróleo y gas junto a PDVSA. En paralelo, una parte de la deuda de Venezuela con Rusia se reembolsa con hidrocarburos en virtud de acuerdos entre ambas compañías. Rusia aceptó además reestructurar esa deuda en varias ocasiones.

Agencia Reuters y AFP,

y Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario