Edición Impresa

Guaidó retoma su estrategia contra Maduro movilizando al sector público

Afirmó que tendrá reuniones con la centrales de trabajadores, hoy controladas por el régimen. "Sabemos que habrá amenazas y persecución", afirmó el presidente reconocido por 50 países.

Caracas - El presidente interino venezolano designado por el Parlamento, Juan Guaidó, pidió ayer apoyo a los trabajadores estatales y anunció planes para convocar un paro escalonado en la administración pública, a fin de redoblar la presión sobre Nicolás Maduro, cuyo gobierno ha mantenido silencio sobre su desafiante regreso a Venezuela.

Guaidó contó que varios oficiales de policía participaron de una reunión que mantuvo ayer con líderes de sindicatos del sector público, que dependen de los fuertes subsidios que les otorga el gobierno de Maduro, que los controla, para poder operar en un país que sufre de una brutal hiperinflación y de escasez de alimentos y medicamentos.

“Producto de esta reunión, vamos a construir las capacidades para no seguir colaborando con la dictadura”, señaló en rueda de prensa en Caracas.

Agregó que los trabajadores públicos deben estar preparados para un paro, aunque no puso fechas y aclaró que la prioridad es trabajar por una ley que proteja los derechos de los estatales.

“Vamos hacia un paro escalonado en la administración pública, definitivamente, propuesto por los sindicatos”, afirmó Guaidó, un día después de regresar a Venezuela tras mantener en secreto su ruta y la fecha de retorno, por temor a que fuera arrestado por las autoridades.

Asimismo, el joven dirigente, reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de 50 países, anunció que evaluaba realizar “muy pronto” una gira por países de Europa para redoblar su campaña para hacer ingresar ayuda humanitaria a Venezuela, desplazar a Maduro del poder e iniciar una transición mediante elecciones libres.

Guaidó dijo que, desde hoy, el Parlamento que él preside y está controlado por el antichavismo sostendrá reuniones con las más grandes centrales de trabajadores, que agrupan más de 600 sindicatos, para coordinar acciones que se irán comunicando progresivamente.

“Sabemos que van a empezar las amenazas, la persecución”, dijo Guaidó, tras criticar que el país tenga hoy “indicadores de guerra” como una contracción del PBI de más del 50% y una inflación que en 2018 superó los 2.000.000%.

Maduro, en el poder desde 2013, ganó con holgura la reelección en mayo pasado, en unos comicios tachados de fraudulentos entre otras razones por la imposibilidad de competir que tuvieron sus principales contendientes.

Por ello, Guaidó juró como mandatario interino en enero pasado para encabezar varias acciones con el objetivo de cesar la usurpación que considera hace Maduro de la Presidencia, para lo que cuenta con el respaldo de medio centenar de naciones, entre ellas Argentina.

El líder del antichavismo se reunió ayer con sindicalistas de la Cancillería, la estatal eléctrica Corpoelec, compañías telefónicas y petroleras; instancias todas bajo el control del chavismo gobernante. Además, realizó entre el 22 de febrero y ayer una gira por Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador. Ayer arribó a Caracas por el aeropuerto internacional Simón Bolívar (Maiquetía) y fue recibido por una multitud que temía que lo encarcelaran, pues burló una prohibición de salida del país que le dictó la Justicia, que solo reconoce a Maduro como mandatario, por estar incurso en una investigación por su jura como presidente.

Estados Unidos y otros países advirtieron a Maduro de no tomar medidas contra su adversario, y posiblemente el presidente haya temido que su arresto pudiera desencadenar más protestas callejeras.

Y aunque es probable la presencia de Guaido dé impulso al menos en el corto plazo a su campaña por un cambio político, Maduro ha demostrado que es capaz de resistir y que aún controla los principales órganos del Estado, incluyendo la lealtad clave de los oficiales del Ejército.

Agencias AFP, Reuters y Télam

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario