Edición Impresa

Guerra feroz entre empresas detrás de conteo de votos

Acusaciones cruzadas por primer tramo de la licitación ganado por londinense. Contrato clave por $1.200 millones.

La ampliación del plazo para la apertura de sobres en la licitación por el escrutinio provisorio para las próximas elecciones, no hizo más que extender la guerra entre firmas multinacionales que se esconde detrás de la puja por un contrato millonario con el Estado. Smartmatic irrumpió en un terreno que era dominado, sin interrupción, por la española Indra desde 1997. Y ya se quedó con la primera fase de la licitación para la digitalización y transmisión de los resultados preliminares para que se realice el proceso provisorio en el centro de cómputos por el equivalente a u$s 1,3 millones.

Eso disparó las acusaciones cruzadas por el grueso de la licitación que es el procesamiento de los datos que arriben al centro de cómputos. La principal: intentar poner en duda que la empresa ganadora pueda cumplir con la exigencia del pliego sobre el software encriptado para asegurar la fiabilidad de los datos transmitidos desde los centros de votación. Indra desliza que aún no fue desarrollado para adaptarlo a la manera en cómo se cargan los registros en la Argentina para las PASO y las generales. Smartmatic ofreció un precio más bajo que Indra y le arrebató la instalación del software de transmisión. La firma con base en Londres vienen imponiéndose en distintas latitudes y ganando terreno en el cono sur.

La oferta técnica deberá ser presentada ante el Correo Argentino que es la encargada de la licitación, realizada por orden del Ministerio de Modernización. Dato no menor: los tribunales encargados de dirimir cualquier conflicto judicial serán del fuero Civil y Comercial Federal. Al ser el Correo el intermediario se considerará un conflicto entre privados, a pesar de que el dinero proviene del Estado.

Smartmatic ya cuenta con experiencia en los comicios de 2017, pese a que todo el proceso quedó en manos de Indra. La Cámara Nacional Electoral dispuso la compra de máquinas de control biométrico para los lugares de votación de frontera y allí Smartmatic ganó la compulsa sólo para ese requerimiento. La Cámara Electoral le había pedido al Gobierno -cuando se discutía la reforma electoral- que le dejara a su cargo la porción del escrutinio provisorio. En ese momento, en tribunales corrió el murmullo de que en ese tribunal ya tenía diseñada una licitación especial que podría haber sido la puerta de entrada anticipada de Smartmatic. Finalmente, el Gobierno ignoró a la Cámara y el proceso avanzó con Indra a la cabeza.

Smartmatic se presenta a sí misma como la empresa más importante del mundo en elecciones. Pero sabe que carga con la acusación de haber participado de todos los procesos electorales que lideró el chavismo en Venezuela. Con ese señalamiento le apunta Indra, a pesar de que la firma abandonó sus operaciones denunciando fraude del gobierno de Nicolás Maduro. Irónicos, desde la competencia señalan que el Gobierno de Mauricio Macri critica a los venezolanos pero corre a contratar idéntico sistema al que certificó sucesivos triunfos del chavismo en el país caribeño.

La apertura de sobres el 8 de marzo también puede incluir a otras firmas que se presenten para disputar el procesamiento de datos. Es posible que incluyan sus ofertas la argentina Magic Software Argentina SA (con experiencia en voto electrónico en varias provincias, incluida la BUE en Capital Federal), la española Sctyl Secure Electronic Voting y posiblemente la colombiana Thomas Greg & Sons. Esta última también levantó alertas entre los competidores por negocios vinculados a lo ecuestre a nivel local. El desembarco de los colombianos ya se cristalizó con la representación local del equipo de polo Las Monjitas, que es representado por quien aparece como cabeza del holding, Camilo Bautista.

La guerra es feroz por un contrato que este año puede ascender a los u$s30 millones, un equivalente a $1.200 millones que estarán en juego para la próxima elección.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario