Política

Guerra por la información para las PASO (escenario previsto)

Gobierno entregó software a la Cámara Electoral. Partidos protestan por veda a "código fuente". Servini designó veedores informáticos. Van a existir conteos paralelos informales. Resultado legal fuera de discusión; batalla por los medios.

Existe una coincidencia en ambientes políticos y judiciales respecto del escenario que se vaticina para el domingo 11 de agosto, cuando comiencen a cerrar las mesas de votación en las PASO: habrá una guerra por la información respecto a los datos del escrutinio provisorio. El Gobierno entregó formalmente este miércoles a las 14 a la Cámara Nacional Electoral el software que se utilizará tanto para la carga de datos como para la transmisión de telegramas desde los centros de votación, eje de la controversia que suscitó el reclamo de las fuerzas políticas de la oposición sobre la participación de la empresa Smartmatic. La carrera será por auditar esa programación en tiempo de descuento e identificar si las alertas por seguridad que manifestaron los expertos informáticos se corroboran. De todas maneras, los partidos políticos opositores se parapetan para hacer sus propios conteos, cuyo insumo principal serán las fotos que obtengan los fiscales partidarios de los telegramas a transmitir, que fueron autorizados por la justicia. El Frente de Todos apresta un búnker especial para hacer su propio escrutinio. La batalla será por el sentido ya que no existen chances de fraude electoral, garantizada por el escrutinio definitivo, fuera de controversia.

El Gobierno salió en defensa de Smartmatic. Andrés Ibarra, vicejefe de Gabinete sostuvo que existe “una gran postura política” en los cuestionamientos sobre la transparencia del proceso y señaló que la licitación fue de acuerdo a la ley. “El proceso es muy transparente y vamos a hacer todo lo necesario para que sea lo más transparente posible. No hay nada que esconder", señaló

Pero a su vez, la Dirección Nacional Electoral reconoció que no puede entregar el “código fuente” del software porque es de alguna forma licenciado y propiedad de Smartmatic. La discusión es por el cumplimiento o no de los alcances del artículo 108 del Código Electoral que habilita a las fuerzas que disputan las elecciones “analizar” todos los componentes de programación que está involucrada en el proceso de escrutinio como garantía.

“Hay objeciones que ya han sido saldadas. El planteo es tan irresponsable como disparatado, no hay ningún rigor técnico en lo que presentaron, son todas manifestaciones políticas, afirmó ayer el secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez. Indicaron que el Gobierno respondió el pedido de informes ante la jueza María Servini. La jueza resolvió designar tres peritos informáticos ante el amparo electoral que presentó el Frente de Todos. Y los citó con urgencia para ayer por la tarde en su despacho para avanzar en los trabajos de auditoría sobre el software, en paralelo a lo que dispuso el Gobierno y recibió críticas del resto de los apoderados. El PJ había pedido apartar a Smartmatic del proceso del escrutinio provisorio, algo que tiene escasas chances de prosperar. Se aguarda una lluvia de presentaciones contrapuestas para las frenéticas últimas horas. Se agregó otro problema detectado por expertos: si existe algún tipo de alteración del código de barras del telegrama, incluso sea por una mancha, el software corre peligro de no reconocerlo y que no pueda ser transmitido.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario