Lifestyle

Guía para lavarse el cabello con un shampoo libre de sulfatos

Si bien hacen menos espuma, esto no significa que haya que aplicar más producto. Aquí, unos tips para acostumbrarse a estas opciones cada vez más buscadas.

Los shampoos más naturales son tendencia, no sólo porque son recomendados para determinados métodos para cuidar los rulos, sino también porque los consumidores cada vez eligen más productos elaborados de una manera responsable y amigable con el planeta.

Cada vez los usuarios leen cada vez más las etiquetas de estos productos. En concreto, lo que se busca es que los shampoos sean libres de sulfatos, porque su acción de limpieza es tan fuerte que no solo arrastran la suciedad, sino también la barrera hidrolipídica del cuero cabelludo, lo que deja al cabello seco y sin brillo. Por otra parte, se requiere que no contengan siliconas, que son ingredientes sintéticos que recurre la cutícula del cabello, los obstruye y por ende da un brillo natural sin nutrición. También se requiere que no posean parabenos, que se utilizan como conservantes pero que pueden ser dañinos para nuestra salud.

Sin embargo, quienes eligen estos productos deben tener en cuenta que, al no contener sulfatos, producen menos espuma y al no tener siliconas, costará más desenredarlo. Pero con simples pasos, cualquiera puede acostumbrarse a esta tendencia. Desde Weleda presentaron tips para emplear estos productos.

  • Es fundamental desenredar el cabello antes de lavarlo. Esto estimula la circulación sanguínea y evita que el pelo se enrede en exceso al lavarlo. Es mejor utilizar un cepillo de cerdas naturales que peine con suavidad.
  • Luego se debe aplicar el shampoo en el cuero cabelludo y realizar un primer lavado rápido. Enjuagar. Es importante no aplicar producto directamente sobre el cabello, sino primero en las manos para luego distribuirlo sobre el pelo previamente mojado. Recomendamos aplicar poca cantidad. Hacen poca espuma porque no contienen detergentes ni sulfatos, pero esto no quiere decir que no limpie el cabello y que haya que poner más cantidad de lo normal. Luego se debe distribuir en el cuero cabelludo con la yema de los dedos y con un suave masaje. Dejar que el resto del cabello se limpie con los que va cayendo hacia las puntas sin añadir más, ni frotar, ni batir el pelo, para evitar nudos excesivos.
  • Efectuar un segundo lavado, aplicando el producto mediante un suave masaje de un minuto en todo el cuero cabelludo. En este paso la limpieza es más profunda. Es importante tomarse tiempo a la hora de masajear el cabello durante la aplicación del shampoo. Un secreto es levantar el cuero cabelludo como "despegándolo" ligeramente para estimular la circulación sanguínea.
  • Enjuagar hasta quitar la totalidad del producto. Es necesario tomarse el tiempo necesario en este paso porque de él dependerá que el cabello quede con volumen, sin que quede ningún resto de producto en el cabello. De ser posible, terminar con un chorro de agua fría, ya que las bajas temperaturas cierran las cutículas del cabello.
  • Complementar el tratamiento con un acondicionador de la misma calidad. Aplicarlo en los largos y en las puntas del cabello húmedo. Dejar actuar de 2 a 3 minutos y durante el proceso, utilizar los dedos para cepillar el pelo procurando desenredar posibles nudos. Es importante no batir ni agitar el pelo, sino procurar peinarlo con las manos. Enjuagar con abundante agua.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario