29 de septiembre 2022 - 00:00

Hay 11 escuelas tomadas y denuncian a los padres

Protesta. Con carteles y hasta candados varios alumnos secundarios de la Ciudad de Buenos Aires tomaron los establecimientos educativos.
Protesta. Con carteles y hasta candados varios alumnos secundarios de la Ciudad de Buenos Aires tomaron los establecimientos educativos.

Madres y padres de estudiantes que participan de tomas en escuelas secundarias recibieron notificaciones en las que se les informó que esa acción infringe el artículo 60 del Código Contravencional porteño, lo que consideraron un acto de “criminalización de la protestas” que “persigue al que piensa distinto”.

“Esta persecución a los alumnos y padres se está viviendo como una normalidad y eso me parece una locura. No es normal perseguir al que piensa distinto”, dijo Marcelo, padre de una alumna que asiste a la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N°2 “Mariano Acosta”, la primera que inició una toma el pasado viernes.

Hoy esa escuela no está tomada, pero los alumnos y las familias realizaron un “gran abrazo” al establecimiento en apoyo a la lucha de sus estudiantes.

En tanto, al menos 11 escuelas de la Ciudad de Buenos Aires permanecen tomadas en reclamo de viandas con calidad nutricional, mejor infraestructura edilicia y en contra de las prácticas laborales en empresas.

El martes la ministra de Educación porteña, María Soledad Acuña, anunció que reclamará a las familias de los alumnos involucrados el pago de $1,5 millón por cada día de toma.

En tanto, en las últimas horas varios padres y madres de estudiantes que están en las tomas de los colegios recibieron notificaciones de la Policía de la Ciudad en sus domicilios, tras las denuncias presentadas por las autoridades porteñas.

Pérdidas

“El costo de las tomas lo pagan los chicos con días perdidos de clase y los ciudadanos que sostienen la educación pública con sus impuestos. Desde el @gcba impulsamos las denuncias penales y las demandas civiles a los adultos responsables de los estudiantes que participan”, tuiteó la ministra de Educación Soledad Acuña.

“Se le imputa el delito del artículo 60 del Código Contravencional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, leyó un policía en la puerta del domicilio de una de las madres de estudiantes de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg, conocida como “Lengüitas”, donde se presentaron cuatro uniformados.

“Quien ingresa o permanece en lugares públicos, o de acceso público o privado, contra la voluntad expresa de quien tiene el derecho de admisión es sancionado/a con uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos”, sostiene el artículo 60 del Código Contravencional porteño.

Dejá tu comentario