Nacional

Herrera Ahuad: "La gente está votando las buenas gestiones provinciales"

El actual vicegobernador, que aspira a suceder a Hugo Passalacqua en los comicios misioneros del 2 de junio, analiza el escenario nacional y sus propuestas de gestión para el período 2019/2023.

El vicegobernador y candidato a gobernador del oficialista Frente Renovador de la Concordia, Oscar Herrera Ahuad, competirá en las elecciones provinciales del 2 de junio, en dupla con Carlos Arce, contra el senador y presidente del PRO nacional, Humberto Schiavoni. Antes de acompañar a Hugo Passalacqua, Ahuad fue ministro de Salud del gobierno de Maurice Closs (2011-2015). Como médico rural rescata el contacto con la gente como compromiso asociado al rol de funcionario. “No van más los políticos de bronce, tienen que ser todoterreno”, afirmó. Veamos los tramos salientes de la entrevista con este diario.

Periodista: ¿Cómo impactan en Misiones los cambios que del escenario político nacional?

Oscar Herrera Ahuad: Las candidaturas nacionales no impactan en el escenario político misionero. Lo que impacta es la realidad económica. La gente pide trabajo. Quien lo tiene, dice que no le alcanza la plata. Lógicamente este golpe económico muy duro pone a nuestra sociedad muy lejos de discutir candidaturas nacionales. A los misioneros les interesa resolver sus problemas y saben que a lo largo de estos tres años y medio las políticas del gobierno nacional no cumplieron sus objetivos.

P.: En las elecciones que se vienen llevando a cabo en las provincias la gente está ratificando a los partidos provinciales o a quienes están gobernando bajo el PJ local. ¿Qué está votando la gente? ¿Hay un voto castigo hacia el Gobierno nacional?

O.H.A.: Ese es el punto. Hay una toma de conciencia de la génesis de nuestra Patria donde las provincias están mostrando que fueron ellas las que formaron la Nación, lo que hace que el reclamo sea mucho más pesado. Las provincias queremos lo que por derecho nos corresponde. La gente está votando buenas gestiones provinciales. Y eso estoy convencido que van a votar los misioneros el 2 de junio. Desde que el Frene Renovador es gobierno (2003 a la fecha) la provincia viene avanzando. Tenemos una provincia desendeudada, equilibrada, con políticas acertadas, con crecimiento, obras, nunca se cerró una escuela, un hospital, se hizo cargo de los programas nacional caídos. Lo que sucede en Misiones es muy distinto a lo que está ocurriendo a nivel nacional. donde el gobierno nacional no está bien.

P.: Se dice de usted que es más militante que funcionario...

O.H.A.: Un funcionario nunca debe dejar de ser militante. Si usted entiende que la militancia sólo se limita a tareas de campaña o la actividad de difundir ideas y ganar adherentes, no está entendiendo que la militancia es compromiso con el rol que le toca a uno desempeñar en la sociedad. Cuando fui director del Hospital de la localidad de San Pedro, era ya un funcionario que intentaba transformar la realidad de la población ampliando y mejorando el servicio de salud. Indirectamente era práctica política porque desde ese humilde lugar era luchar por la igualdad. Esa cultura de la solidaridad y de trabajo no puede disociarse en la práctica desde un cargo público ya sea desde el Hospital, el Ministerio de Salud o la vicegobernación.

P.: Desde la vicegobernación ¿qué cambió con respecto a sus anteriores funciones, como director del hospital de la localidad de San Pedro, subsecretario de Salud o ministro de Salud?

O.H.A.: El rol. Nada más. Con responsabilidades en otras áreas, pero con el mismo modo de hacer política que no se disocia de la gestión. La idea siempre es sostener un Estado que ponga como prioridad la necesidad de la gente, con funcionarios que no se dejen atrapar por la telaraña de la burocracia. Hay una tendencia en los funcionarios a quedar atrapados en sus áreas de gestión y cuando son interpelados por los ciudadanos suelen excusarse que no es el ministerio que le corresponde. Es una manera de obligar a la gente a hacerse cargo de la burocracia y cuando nos piden soluciones, la hacemos caminar y caminar, cuando los que tenemos que caminar somos nosotros. Son experiencias de la gente común que hemos observado frecuentemente y que terminan distanciando a los políticos de la realidad de los vecinos. No van más los políticos de bronce.

Misiones

P.: Lo que dice es actitudinal, parece neutro políticamente hablando…

O.H.A.: La pregunta se corresponde con la disociación que existe entre funcionario y militante. De ninguna manera es neutra la disposición a caminar y escuchar. Porque hay un rumbo, un camino ya trazado en la Renovación, con políticas claras que son las referencias para la gestión. Ante todo, defender un Estado presente, un Estado social. No voy a entrar en disquisiciones semánticas ni ideológicas, pero es toda una definición política. Un Estado social, que pueda, por ejemplo, subsidiar el consumo con los planes Ahora que se están implementando, que pudo crear el Fondo de Crédito para emprendedores con tasas increíblemente bajas, a contramano de las que existen en los bancos y en el orden nacional, que pudo disponer de 100 millones de pesos para ayudar a las cooperativas a financiar la cosecha de yerba y así defender el precio de la hoja verde en beneficio de los pequeños productores. En fin, son muchas las medidas que marcan la diferencia y hablan de un Estado presente. Pero insisto, las políticas definen marcos y caminos de acción, pero la política debe complementarse con funcionarios comprometidos las 24 horas con la tarea, como un médico rural.

P.: De ser electo gobernador; ¿Cuáles serán las prioridades de su gestión?

O.H.A.: Entre las prioridades estará fortalecer el perfil productivo de Misiones, con profesionales en las áreas intermedias para la toma de decisiones. Y vuelvo al Estado presente. Es posible en la medida en que tenga las manos libres en la toma de decisiones. El equilibrio fiscal está en la base de la doctrina de la Renovación. No es una cuestión ni liberal ni de izquierda, es necesaria como el desendeudamiento para que las intenciones no queden en palabras o en leyes con letra muerta. En 2003, el Estado de Misiones tenía una deuda que duplicaba su presupuesto y ahora es de menos del 5%. El Estado debe ser eficiente y desburocratizarse, pero no puede hacer todo, los empresarios deben fortalecer la diversificación de sus inversiones. Cuando vemos que algo es rentable, nos enfocamos sólo en eso y nos olvidamos de agregar valor. En el agro, para afianzar el proyecto de soberanía alimentaria, necesitamos 30 millones de kilos de granos para abastecer nuestra demanda. Estamos produciendo solo tres millones y tenemos miles de hectáreas de capuera. Por supuesto que los servicios de salud y educación seguirán al frente en la lista de prioridades. Misiones invierte uno de cada tres pesos en Educación.

P.: Usted habló también del criterio de trazabilidad. ¿Cómo se aplica?

O.H.A.: Es una manera de poder seguir la eficiencia de los recursos. Es lo que puse en práctica en Salud Pública y que permitió, por un lado, ahorrar fondos y por el otro, hacerlos más eficientes para transformar indicadores sanitarios negativos, tener a Misiones con una mortalidad infantil de 6,5 por mil, cuando hace apenas unos años, se estaba en 30 por mil. Lo que hay que cambiar es el chip de la relación de los empresarios, trabajadores y el Estado. Propender a un trabajo conjunto para mirar debilidades y fortalezas. Generar mesas de trabajo para afianzar compromisos conjuntos. Discutir qué vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer, quién lo decide.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario