Mundo

Hong Kong: casi dos millones de personas llenaron las calles en favor de la democracia

La convocatoria fue nuevamente contra la ley de extradiciones a China, la dimisión de la gobernadora y la liberación de los detenidos durante las manifestaciones. Se expanden los cuestionamientos hacia el gobierno central de Pekín. Desde julio, la Bolsa local perdió u$s 600 mil millones de capitalización.

Más de un millón de personas salieron este domingo a las calles en Hong Kong para manifestarse a favor de la democracia, a pesar de las restricciones policiales, la lluvia torrencial y la advertencia de las fuerzas paramilitares chinas.

Por undécima semana consecutiva, el Frente Civil por los Derechos Humanos logró su cometido. Y por partida doble: la convocatoria en Victoria Park fue más que masiva, con la asistencia de 1.700.000 personas, mientras que el clima pacífico alejó los temores de nuevos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, tras los hechos violentos de la semana pasada en el aeropuerto de la excolonia británica.

La cifra de asistentes proporcionada por la policía, de 128.000 personas solo en el momento de mayor afluencia, fue contradecida por las imágenes que circulan en los canales televisivos y las transmisiones en streaming por las redes sociales, que muestran una marea compacta de paraguas que dio vida por la tarde a diversas marchas, algunas no autorizadas, además de la más grande que discurrió a través del centro de la ciudad, sin incidentes.

Hong Kong protestas Bloomberg.mp4
Las protestas comenzaron en julio en rechazo a la ley de extradición a China.

La convocatoria de hoy lanzó tres mensajes muy fuertes tanto hacia la gobernadora, Carrie Lam, como hacia el gobierno central, en Pekín: la mayoría de los manifestantes participa pacíficamente en las iniciativas promovidas contra la ley de extradiciones a China. Y no se ve en el horizonte la intención de dar un paso atrás, a pesar de las fuertes presiones.

En síntesis: existe la voluntad de mantener el daño económico a corto plazo al enfocarse en las ganancias a largo plazo (especialmente en términos de protección de derechos) que los estudiantes, activistas y la gente común persiguen.

Según los números oficiales, la Bolsa de Hong Kong perdió más de u$s600 mil millones (-12%) de capitalización desde el aumento de los enfrentamientos a principios de julio; el PBI creció apenas un 0,6% en el segundo trimestre, con previsiones todavía más negras para todo el año, que indican recesión. En tanto, la administración local acaba de anunciar un paquete multimillonario para apoyar a la economía.

"Hong Kong libre"; "Democracia ya" y "Sin revuelta" fueron los eslóganes más coreados de la jornada para contradecir la lectura de Pekín sobre las "protestas radicales, cercanas al terrorismo" e influenciadas por Estados Unidos.

China endureció su postura: You Wenze, vocero del Comité de Asuntos Exteriores del Congreso Nacional del Pueblo -una de las dos ramas del Parlamento-, pidió el pasado sábado se castigue a quienes violaron las leyes en los últimos meses en Hong Kong y criticó el impulso "de las fuerzas externas".

El sábado, el frente a favor de China dijo que movilizó a 476.000 personas, que según la policía fueron 108.000.

Iniciada contra la ley de extradición a China -congelada pero jamás derogada-, la protesta se transformó en una batalla por las libertades democráticas previstas en el acuerdo de 1997 que selló el pasaje de la excolonia británica a Pekín, pero que –es la acusación- terminaron bajo presión desde el ascenso al poder del presidente, Xi Jinping.

Hace un mes, el movimiento a favor de la democracia presentó cinco solicitudes sin obtener respuesta: retiro definitivo de la ley de extradición, dimisión de la gobernadora Lam, revisión de la definición de "revuelta" de los enfrentamientos por parte del gobierno local, investigación independiente sobre la brutalidad de la policía y la liberación de los arrestados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario