Edición Impresa

“Hoy es muy complicado hacer humor político”

• DIÁLOGO CON NORALIH GAGO, DIRECTORA DEL II FESTIVAL INTERNACIONAL DEL CABARET EN LA ARGENTINA
El acontecimiento tendrá lugar desde el próximo jueves en el teatro Picadero. Además de la participación de grupos y solistas locales y del exterior, habrá, el día de la apertura, una gran celebración callejera con más de cien artistas y la actuación de La Atípica Orquesta Catalinas Sur.

Por segundo año consecutivo se realizará el Festival Internacional de Cabaret en la Argentina (FICA), que durante cuatro días presentará los principales exponentes nacionales e internacionales del género.

"Ahora es muy difícil hacer humor político para la aceptación del público; lo hacemos igual pero de manera más sutil porque la platea está muy dividida", apunta Noralih Gago, directora del Festival y una de las artistas con más años en la escena cabaretera de la mano de su mítico personaje Concha del Río.

Desde el 7 al 10 de diciembre, el Teatro Picadero será la sede del FICA con una apertura el jueves a las 20.30 que ofrecerá una gran celebración callejera y más de 100 artistas en escena, entre ellos, La Atípica Orquesta Catalinas Sur.

Se presentarán, desde México: SuFrida y Su Diego (Las Reinas Chulas, México), Mamapunk Antiópera (Karina K), El Cabaret de la difunta Correa (Camila Sosa Villaba), Concha del Río- Variedades Argentinas (Noralih Gago), Vivo (Marcelo Savignone), Myrian Cardozo y las golondrinas del monte (Las Ramponi) y Paloma QuéHerida (Las Reinas Chulas - México).

En el bar del teatro podrán verse: Residuas (Pablo Palavecino) y Fifi, tango en concierto Cabaretero (Fifi Tango).

Dialogamos con Gago.

Periodista: ¿Cómo define al teatro cabaret?

Noralih Gago: Como en la mayoría de las artes, aparece la mezcla y la fusión. Pasa con la música, la pintura y también en el cabaret. Claro que hay algunas condiciones que no pueden faltar, por ejemplo, humor, música, crítica social, sátira política, que se presente en un lugar donde se tome algo y se rompe siempre la cuarta pared. Trabajamos con el público más activo que en otro tipo de espectáculos. Como este festival es en el Picadero, no tiene mesas pero logramos poner posavasos para los tragos.

P.: Habla de mezcla y fusión en todos los géneros, ¿es algo positivo o desaparecen los géneros?

N.G.: Con el avance de la humanidad hace rato hablamos de igualdad de géneros en lo social y lo humano, por ende debemos ser más abiertos en las artes. Los géneros se van renovando, ya no hay puro grotesco sino que se nutre de otras disciplinas, me gusta ver a Shakespeare en un teatro isabelino pero también el espectáculo de los Tiger Lillies sobre Hamlet.

P.: El erotismo o las drag queens también son un rasgo infaltable, ¿o no?

N.G.: Pueden estar pero el erotismo tampoco es lo mismo que era, los físicos no son los mismos. Un número erótico no tiene que estar hecho para alguien con un cuerpo esculpido, el erotismo puede pasar por cualquier tipo de cuerpo o sexo, el cabaret es políticamente incorrecto, por eso es difícil encontrar en la TV de hoy algo del cabaret, es una TV con cuerpos operados, trabajados y homogéneos. El cabaret trata de transgredir, por eso en el teatro comercial cuesta encontrarlo y casi no aparece.

P.: ¿Qué diferencias hay entre los shows argentinos y los extranjeros?

N.G.: El cabaret mexicano tiene 500 años de tradición y es mucho más político que lo que hacemos nosotros. Por ejemplo "Las reinas chulas" tienen espectáculos donde los actores representan a Donald Trump y he visto otros con un Peña Nieto de utilería que tomaba cocaína, esto acá no se hace.

P.: Fernando Peña tomaba cocaína en su espectáculo hace casi 15 años..

N.G.: Peña fue un grande del cabaret pero vivió otra época y zafó de la guerra que se arma en las redes sociales, es algo espantoso pero mide lo que mueve al público. Y las redes son también la publicidad directa que podemos hacer, las usan desde las grandes marcas hasta espectáculos chiquitos.

P.: ¿Cómo es la obra Su Frida y Su Diego?

N.G.: Se ríen mucho de la cultura mexicana. De lo que intentaron hacer Frida Kahlo y Diego Rivera y que terminaron siendo los Hello Kitty de México, es decir, el souvenir.

P.: ¿El cabaret no puede ser comercial?

N.G.: Ese espacio que tenía el café concert o el parakultural se fue perdiendo. Hay casos muy contados de artistas irreverentes con mucha impronta de cabaret que lograron hacer muchas temporadas en el comercial, un caso fue Peña. Cuesta tener lugares donde hacer espectáculos y tomar algo, los espacios con escaleras y sótanos no los habilitan, por ende hay todo un semillero de artistas nuevos que quedan relegados.

P.: El FICA tiene apoyo del INT y de Proteatro.

N.G.: Sí pero bajaron los presupuestos y el año pasado teníamos también dinero de Cultura de Nación y Ciudad pero esta vez nos dijeron que no. Nos estamos prestando escenografías, vestuario y apoyando entre los artistas para resistir.

P.: ¿Cómo ve la oferta del teatro comercial y la del off?

N.G.: Se habló de un gran año para el comercial pero a mi juicio hacen falta menos estrellas en calle Corrientes y más grupos y salas porque si nos vanagloriamos de ser la capital del teatro hay que hacerlo valer en serio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario