Deportes

Huracán ganó con lo justo y quedó tercero

El conjunto de Parque Patricios superó 1-0 a Lanús con un gol en contra de Nicolás Thaller. De esta manera, trepó a la tercera colocación mientras que los dirigidos por Luis Zubeldía no logran tomar aire en la tabla de los promedios.

Huracán superó a Lanús por 1-0, en condición de visitante, resultado que le permitió escalar hasta la tercera posición de la tabla de la Superliga, al completarse la undécima fecha.

El equipo dirigido por Gustavo Alfaro, que adeuda un encuentro con Argentinos Juniors (de la octava jornada), sacó renta máxima de una incursión ofensiva del ingresado Norberto Briasco, que envió un centro y encontró la pierna de Nicolás Thaller, que batió su propia valla en forma involuntaria.

Con este resultado, el conjunto de Parque de los Patricios ostenta 20 unidades y quedó a seis de la línea del puntero Racing.

Por su lado, Lanús es la contracara: ocupa la penúltima colocación con 7 puntos, apenas por encima de Argentinos Juniors.

El 'Globo' mostró las virtudes que le permitieron convertirse en uno de los animadores de este certamen: mucho orden defensivo, sacrificio en la mitad de la cancha y oportunismo en la -quizás- única aproximación a la valla adversaria.

A los 3 minutos de la segunda parte, Briasco (quien reemplazó al lesionado colombiano Andrés Roa en la primera etapa) encontró claridad para escaparse por el costado derecho y meter un centro a la carrera. La pelota fue tocada involuntariamente por Thaller, que se anticipó a los delanteros visitantes que permanecían en el área y vulneró el arco de su compañero Matías Ibáñez.

Durante los 45 minutos iniciales, el 'Granate' exhibió un mejor nivel que su adversario. De hecho cortó los circuitos futbolísticos de Huracán, imprimiéndole 'presión' en la zona central. Lo cierto es que al combinado local le costó plasmar esa tenencia y esa ligera superioridad, a punto tal que un disparo de Lautaro Acosta y otro de Sebastián Ribas fueron las ocasiones más claras que tuvieron los conducidos por Luis Zubeldía.



Pero una vez consumada la conquista del 'Globo', a Lanús se le 'nubló la vista', definitivamente. Pasó a ser un equipo previsible, sin sorpresa y con escasa profundidad por las bandas.

Apenas un remate de Facundo Quignón, que salió desviado, se inscribió como una aproximación más o menos concreta del 'Granate' en esos 45 minutos.

Huracán hizo su negocio: esperó en el fondo, sus zagueros no sufrieron complicaciones con los embates rivales y terminó llevándose un triunfo desde el estadio Néstor Díaz Pérez, cosa que no ocurría desde la temporada 2006 (3-1).

Lanús asumirá este domingo, a las 17.45, una nueva edición del clásico sureño ante Banfield, mientras que Huracán se enfrentará ese mismo día, pero a las 11.00, a una de las revelaciones del torneo, Godoy Cruz de Mendoza.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario