Política

Iglesia pide penalizar a "consumidores" de prostitución y declarar la trata delito de lesa humanidad

El académico del Vaticano Marcelo Sánchez Sorondo disertó un foro organizado por Interpol. Propuso regular avisos por Internet y rehabilitar a las víctimas. Además, abogó por bloquear a las multinacionales con trabajo forzoso y denunció que el 30% de los trasplantes son con órganos traficados.

Durante dos días más de 250 personas de 80 países se reunieron en Buenos Aires a debatir las últimas tendencias en técnicas investigativas, nuevos desafíos y estrategias de coordinación internacional para combatir la trata de personas y tráfico de migrantes a nivel mundial.

A nivel local, en la primera jornada estuvieron presentes la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, el jefe de la Policía Federal Argentina, Néstor Roncaglia, y la participación de 300 empleados del Poder Judicial, fuerzas federales, policías provinciales, locales y ONGs.

"Uno de los grandes desafíos es no sucumbir a la globalización de la indiferencia, por eso el objetivo mundial de Interpol, es detectar delitos, delincuentes y proteger a las víctimas para evitar su explotación y revictimización", señaló Roncaglia en la apertura del foro. El jefe de la PFA es el actual vicepresidente de Interpol por América.

Según puso saber Ámbito, se trazó a grandes rasgos un panorama de la situación en el mundo y se plantearon varios mecanismos para avanzar con investigaciones estancadas o demoradas.

Las iniciativas del Papa Francisco para combatir la trata de personas

El académico de las Academias del Vaticano Marcelo Sánchez Sorondo desembarcó en el país para participar del congreso en representación del Sumo Pontífice. “El gran líder contra el tráfico de personas es el Papa Francisco”, dijo al comienzo de su exposición de casi 10 minutos. “Al inicio de pontificado Francisco convocó a todos los líderes religiosos, y declararon en nombre de Dios que las nuevas formas esclavitud, ya sean trabajo forzado, prostitución o tráfico de órganos, son crímenes de lesa humanidad”, señaló en su ponencia.

Sorondo remarcó que la ONU adoptó esa declaración e incluyó por primera vez en los objetivos del Desarrollo Sostenible la erradicación de todas las formas de esclavitud para el 2025. “Ningún país puede decir que no está obligado a erradicarla, los Estados están obligados a defender el bien común y a rehabilitar a las víctimas, por haber permitido ese crimen en su territorio. El crimen de lesa humanidad no tiene proscripción: se puede encontrar a los traficantes en todo momento”, manifestó el enviado papal.

Sánchez Sorondo junto al Papa Francisco.
Sánchez Sorondo junto al Papa Francisco.
Sánchez Sorondo junto al Papa Francisco.

“Cada uno de estos crímenes tiene solución. El más fácil, pero importante, es el trabajo forzoso, porque se puede denunciar a una multinacional que terciariza, pero habría que tener una indicación (en los envases) de que todos productos estén libres de trabajo forzoso”, dijo, y recalcó que la Iglesia “no puede tener relación con ninguna empresa que tenga trabajo forzoso”.

Para “prevenir” la prostitución Sorondo pidió aplicar en todos los países normas similares a las leyes nórdicas. “Penalizan a los consumidores, a los que crean el mercado, a los que van a buscar el tráfico del sexo. Muchas es inconsciente y en otras hay una realidad totalmente deshumanizada”, indicó.

El canciller vaticano exigió a los Estados a hacer cargo de las víctimas. “Con la colaboración del Estado, porque es responsable, a las víctimas hay que darles estudios, una casa y un modo para insertarse en la sociedad, vivir y constituir una familia. Ya hay 450 chicas jóvenes mujeres, que habiendo siendo víctimas, hoy muestran un título, familias y un bien concreto a la sociedad”, expresó.

Por último, el monseñor se refirió al tráfico de órganos. “Es un tragedia de la que se habla poco. Es la más complicada de las forma de crimen contra la humanidad”, alertó y aseguró que según revelaron unos 6.000 médicos especializados revelaron que el 30% de los trasplantes se realizan con órganos traficados. “Los órganos cuestan entre u$s200.000 y u$s1 millón”, advirtió. “Hay tráfico cuando un órgano no se da por amor, sino por dinero. Esto se debe a que no hay conciencia de donar órganos, que como dice el Papa es un acto altísimo de calidad”, afirmó.

Sorondo detectó la “fuente” de la trata y anticipó que con el respaldo del Sumo Pontífice organizará un encuentro sobre la dignidad de los niños en el mundo digital. “Todo esto está pasando por Internet y las grandes compañías que manejan Internet no se quieren interesar por el problema. Dicen que es lo mismo que meterse en las conversaciones telefónicas y permiten la publicación sin meterse en el contenido, pero con este cuento están arruinando a la sociedad. El 80% de la prostitución hoy pasa por Internet. Los grandes managers de Internet, de los cuales muchos son católicos, no quieren afrontar el problema”, aseveró.

Piden incautar bienes en poder de las mafias para reutilizarlos

El titular de La Alameda, Gustavo Vera, justificó su presencia en el coloquio y recordó cuando Jorge Bergoglio cinco años antes de ser Papa “recorrió” la lucha contra estos delitos y brindaba misas por las víctimas de la trata. “Nuestra organización trabaja históricamente contra la trata sexual y laboral, el tráfico de órganos y todas las prácticas que tengan que ver con el crimen organizado, y por la liberación de las víctimas y a favor de las políticas públicas y los mecanismos de inserción plena de las personas rescatada de la esclavitud”, detalló en diálogo con este medio.

Vera avaló que la trata empiece a ser considerada como un delito de lesa humanidad. “Esto se debe adaptar en todas las legislaciones del mundo. También creemos que hay que seguir las rutas del dinero y desmantelar las bases económicas de las mafias, para que no sigan persistiendo en sus delitos”, agregó.

Sorondo Vera Congreso antitrata.jpg
<p>Gustavo Vera, de La Alameda, acompañó a Marcelo Sánchez Sorondo al coloquio antitrata. Propuso tomar como ejemplo el “trabajo” para combatir estos flagelos en países de Europa, donde se penaliza a los “prostituyentes” o “clientes” de la trata sexual. “Fueron modelos exitosos en Noruega, Suecia y Francia”, coincidió con Sorondo.</p>

Gustavo Vera, de La Alameda, acompañó a Marcelo Sánchez Sorondo al coloquio antitrata. Propuso tomar como ejemplo el “trabajo” para combatir estos flagelos en países de Europa, donde se penaliza a los “prostituyentes” o “clientes” de la trata sexual. “Fueron modelos exitosos en Noruega, Suecia y Francia”, coincidió con Sorondo.

Además, Vera planteó seguir el “modelo italiano” de incautación de bienes en poder de las mafias, que luego se ponen al servicio de ONG y entidades de la sociedad civil con fines sociales. “La incautación debe ser automática y los bienes son reutilizables”, consideró.

Vera también exhortó a “avanzar” en las cortes internacionales con los casos y denuncias de trata donde estén acusados o vinculados altos funcionarios públicos. “Muchas veces los códigos no permiten llevar a buen puerto las investigaciones locales”, reclamó.

El enviado del Papa Francisco al congreso antitrata Marcelo Sánchez Sorondo dijo que el tráfico de personas está relacionado con la crisis del climática. “Por ejemplo, en Sudáfrica la falta de agua hace que la gente migre para subsistir, y muchas veces la migración es el caldo de cultivo donde los traficantes encuentran víctimas”, afirmó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario