Mundo

Imponente: China inauguró el aeropuerto más grande del mundo

La terminal fue construida en menos de cinco años y presentada por el presidente Xi Jinping. Tiene ocho pistas y costó u$s17 mil millones.

China tiene el aeropuerto más grande del mundo construido en menos de cinco años, el último ejemplo del "sueño chino de la nueva era" que busca el presidente Xi Jinping, y que se inauguró hoy en Pekín.

A pocos días de las celebraciones del 1ro de octubre por el 70 aniversario de la fundación de la República Popular, la inevitable marcha militar acompañó la inauguración, con la presencia del propio Xi. El marco lo dio la estructura futurista del Aeropuerto Internacional Daxing de la capital china.

El sitio fue presentado como una joya de la ingeniería china, en virtud de la tecnología más avanzada del mundo, usada para apuntar al liderazgo mundial con 72 millones de pasajeros para 2025 y 100 millones en pleno funcionamiento para 2040.

Número suficientes para desafiar los volúmenes del gigantesco Hartsfield Jackson en Atlanta, EEUU. A 46 kilómetros al sur de la Plaza Tiananmen, el aeropuerto tiene un diseño innovador de una estrella marina en el fondo del mar, efectuado por la iraquí Zaha Hadid.

China.mp4

Cuenta con ocho pistas gestionadas por la torre de control "Ojo de Fénix", con una altura de 70 metros, de inteligencia artificial, de check-in con reconocimiento facial, de robótica para el estacionamiento automático de automóviles y, sobre todo, de enormes dimensiones y espacios.

Con un costo de 120 mil millones de yuanes (17,5 mil millones de dólares) o 400 mil millones, incluidos los gastos por los ferrocarriles y las carreteras construidas, el aeropuerto de una sola terminal se extiende sobre una superficie de 700 mil metros cuadrados, algo así casi 100 campos de fútbol y una serie de sofisticados jardines tradicionales.

La conexión a la capital está garantizada por trenes capaces de acelerar a 160 kilómetros por hora y desde la línea de metro con la que se llega al centro de la ciudad en sólo 20 minutos.

Un Airbus 380 de China Southern, con destino directo a Guangzhou, fue el primer vuelo que despegó por la tarde desde las nuevas pistas.

Todo sugiere que Airbus y su rival estadounidense, Boeing, harán todo lo posible para conquistar sectores del rico mercado chino, destinados a ver crecer el tráfico de pasajeros a un promedio anual del 6% en los próximos veinte años, al ritmo más alto en el sudeste asiático, en Europa y en Norteamérica.

El grupo de Seattle acaba de elevar sus estimaciones sobre los próximos 20 años hace sólo unos días, planteando la hipótesis de una demanda de los transportistas locales de 8.090 aviones nuevos, por un valor total de unos 1.300 millones de dólares, según los precios de lista.

En la escena, entonces, se está asomando la Commercial Aircraft Corp of China (Comac), fabricante del C919, primer avión comercial de corto y mediano alcance "Made in China".

Comenzará la producción a gran escala a fines de 2019, con el objetivo de tener los certificados de idoneidad pertinentes y luego entregar los primeros modelos en 2-3 años a China Eastern Airlines, una de las cuatro grandes compañías del país.

Los 4 prototipos actuales del C919 (101, 102, 103 y 104) se encuentran en la fase de prueba avanzada, mientras que otros dos prototipos (105 y 106) estarán operativos antes de fin de año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora