Edición Impresa

Importaciones: dónde hay que mejorar

En el marco del coloquio de IDEA que está teniendo lugar en este momento en Neuquén, donde se debate el futuro del shale en la Argentina y que cierra el encuentro con la asistencia del Sr. Presidente de la Nación, sería imprescindible que, entre otras cuestiones, se replanteara una de gran relevancia; esto es, aquella de los trámites de importación para consumo de insumos y equipos para la industria hidrocarburífera. Es cierto que se ha mejorado mucho durante este Gobierno, especialmente en transparencia y comunicación, pero esta actividad requiere de mayor dinamismo, especialmente si se la vislumbra como determinante para el crecimiento del país. Lo que se observa es que la sucesiva intervención de organismos genera una demora en la obtención de los certificados que se requieren para poder importar, ya sea para gozar del tratamiento fiscal diferenciado que el Decreto 927/13 reconoce, hoy mayormente aplicado a bienes nuevos, o para poder importar bienes usados destinados a la industria hidrocarburífera al amparo del certificado que el Decreto 629/17 establece, régimen que expira el 30 de junio próximo y que se estima debería ser prorrogado. A modo de promedio, estos trámites pueden demorar entre 2 y 3 meses o incluso en algunos casos más. Si bien pueden existir pedidos de subsanación o de mayor información por parte de la autoridad, lo cierto es que una actividad como esta exige imperiosamente de una mayor inmediatez para importar insumos y equipos. En consecuencia, es la realidad de los hechos la que demanda la revisión integral que aquí se plantea. En modo alguno se busca dejar de cumplir con aquellos requisitos legales que puedan ser razonablemente exigibles pero las regulaciones y su aplicación deben también contribuir efectivamente al mayor desarrollo de Vaca Muerta.

(*)Abogado. Estudio Bruchou

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario