Información General

Imputan a médicos que atendieron a la jubilada a la que le amputaron pierna sana

Lo confirmó la fiscal Karina Santolín. A la vez PAMI suspendió todas las cirugías traumatológicas en el Nuevo Sanatorio Berazategui "de manera preventiva".

El traumatólogo que participó de la operación en la que le amputaron a una mujer diabética de 66 años su pierna sana, fue imputado por "lesiones culposas", la misma medida que se había tomado con el cirujano cardiovascular del Nuevo Sanatorio Berazategui, señaló hoy la fiscal Karina Santolín. Según informó la agencia Télam, la decisión fue tomada luego de que secuestraran la historia clínica de la paciente, de nombre Magdalena Leguizamón.

Se trata del traumatólogo Gonzalo Cardozo y el cirujano cardiovascular Rafael Mariano Rico, quien según declaró una de las hijas de Leguizamón, fue el médico que dirigió la operación. A la vez el Programa de Atención Médica Integral (PAMI), a la que estaba afiliada la jubilada, emitió un comunicado para informar que "suspendieron de manera preventiva todas las cirugías traumatológicas programadas de afiliados del PAMI en el Nuevo Sanatorio Berazategui y derivará a los pacientes afectados para que sean intervenidos en otros prestadores de la zona".

La mujer debía someterse a una intervención programada en la que le amputarían gran parte de la pierna derecha hasta la rodilla. Ya había perdido el pie de esa misma extremidad en una operación previa. Al despertar en la habitación de la clínica privada se dio cuenta del gravísimo error: el cirujano a cargo del procedimiento quirúrgico había amputado la pierna equivocada, que estaba en buenas condiciones.

“La cirugía estaba programada la semana pasada. El doctor Rico, cirujano vascular, dijo que como la infección avanzaba había que amputar la pierna derecha. El lunes nos avisaron que la iban a intervenir, entró al quirófano a las 19 y la operación no duró más de 45 minutos. Cuando terminó, el cirujano que la operó, de apellido Cardozo, siempre habló de la pierna derecha", contó Mayra, la hija de la víctima. "Cuando fuimos a la habitación nos dimos cuenta de que el miembro que faltaba era el otro" y no el que debía ser amputado, relató en declaraciones televisivas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario