Edición Impresa

Indigo: "Vamos a lanzar un Mercado Libre para el agro"

La firma de tecnología agropecuaria abrirá un market place en el país para vincular a productores y consumidores, como ya lo hace en EE.UU. Dice que quiere "generar transparencia en toda la cadena".

La firma de tecnología agropecuaria Indigo fue seleccionada recientemente como la empresa más disruptiva del año, según el ránking “2019 Disruptor 50 list” de la CNBC que destaca a 50 compañías que están cambiando el mundo con sus innovaciones. Creada en Estados Unidos hace poco menos de dos años, eligió a la Argentina como una de los primeros países para desarrollar su expansión internacional. Luego de picar en punta con tecnologías ligadas a los microorganismos para beneficiar a los cultivos, ahora busca revolucionar el comercio agrícola y en breve lanzará un market place en la Argentina.

Su CEO local, Carlos Becco, reconocido líder de los agronegocios, exSyngenta y Monsanto, dialogó con Ámbito Financiero sobre los planes de la firma y también brindó su particular visión del presente y futuro del negocio agrícola.

Periodista (P): ¿Cómo está viendo en la actualidad el mundo agroindustrial y para dónde debería enfocarse a futuro?

Carlos Becco (CB): Hay algo muy llamativo y que no puede dejarse de lado, lamentablemente el agro es el sector productivo de la economía menos digitalizado y no solo estoy hablando de la Argentina sino a nivel global. Todos entendemos que gran parte de nuestra vida está pasando por lo digital, cada vez aparecen más soluciones para comunicarnos o estar conectados. En este contexto es increíble que el agro, un sector tecnológicamente adaptado, todavía no se digitalizó. No parece lógico, pero hoy un productor vende su cosecha por teléfono, la toma de decisiones parece hasta arbitraria y las oportunidades pocas. Claramente Uber vino a revolucionar el negocio del transporte, Netflix y otras plataformas de streaming, la manera de consumir contenidos, hasta la manera de vacacionar está cambiando de la mano de plataformas de Airbnb, pero en lo que se refiere al sector agropecuario, todavía no hay un líder claro. Aquí hay una clara oportunidad y justamente Indigo quiere ocupar ese rol, quiere ser el líder que revolucione tecnológicamente al mundo agropecuario.

P: ¿Qué tiene en mente entonces Indigo para lograr esto?

C.B.: Puede sonar ambicioso pero es posible y hoy ya está sucediendo. Nuestro primer lanzamiento fueron los microorganismos con los que intervenimos cultivos para conseguir mayor rendimiento u otras cualidades, ahora damos un paso más y apuntamos a construir un market place. Queremos acercar a los productores directamente con los consumidores, que puedan elegir a quién, cómo, cuándo y cuánto venden su producción. En Estados Unidos ya lo lanzamos y está funcionando muy bien y esperemos en breve poder hacer lo mismo en la Argentina. Para que se entienda bien, vamos a lanzar un “Mercado Libre” para los granos. Con solo un click vendedores y compradores podrán estar conectados, no importa en qué parte del mundo se encuentren.

P: Intuyo que las empresas cerealeras, las traders del agro no deben estar muy a favor de este tipo de lanzamientos, porque hasta el momento ellas son las que mueven los commodities.

C.B.: Justamente, nosotros apuntamos a “descomoditizar” al agro. Nosotros como empresa, los accionistas de Indigo, tienen una claro posición en este asunto, están del lado del productor agropecuario, buscan llevarle soluciones y que puede elegir como vender su producción y obtener de esta manera los mayores beneficios. Por otro lado, entendemos que a su vez el consumidor también se verá beneficiado porque apuntamos a generar transparencia en toda la cadena, el comprador también podrá saber claramente que está comprando.

P: Esto ya está disponible en Estados Unidos ¿Hay fecha estimada de un lanzamiento en Argentina?

C.B.: Desde septiembre del año pasado ya funciona en Estados Unidos y está andando muy bien, localmente esperamos que sea en breve. Me gustaría que sea durante este segundo semestre y será un lanzamiento modesto en un comienzo pero esperamos ir creciendo exponencialmente.

P: ¿Cree que el productor agropecuario argentino está preparado para subirse a esta digitalización de sus negocios si se tiene en cuenta que el contexto económico adverso está frenando inversiones?

C.B.: Por supuesto que si, el productor local siempre está ávido de incorporar tecnología y la digitalización está llegando sola, es el camino natural. Desde mi punto de vista esta actualidad también es un llamado a los productores a que se diferencien para conseguir un mayor rédito por su trabajo. Llegó el momento que el agro local deje de hacer lo que sabe sino lo que el mercado está pidiendo, se tiene que enfocar en las especialidades. Por ejemplo hay un montón de productores que están haciendo maíz flint, que están haciendo blanco u OGM, pero también es muy notorio lo difícil que es para ellos llegar a los mercados, hay muchas arbitraciones. Con un market place on line buscamos derribar esas barreras.

P: ¿Cuál es su postura respecto a las regulaciones para la aplicación de agroquímicos y todas las polémicas que están surgiendo a su alrededor?

C.B.: Creo que el que manda hoy es el consumidor, no se puede seguir tapando el sol con la mano. Si los consumidores ya no quieren seguir comprando alimentos producidos con agroquímicos hay que escucharlos. El agro hoy es el gran contaminante del planeta, puede sonar duro para mis colegas pero es así; no se puede seguir produciendo alimentos como lo estamos haciendo, eso no va más, no es viable y el planeta no lo va a aguantar más. Creo también que no pueden pagar justos por pecadores. Hay que premiar al que hace las cosas bien y castigar al que las hace mal, es muy simple. No puede ser que valga lo mismo un cultivo que necesito mucho más agua de la necesaria para desarrollarse, el agua es otro recurso natural para cuidar, no solo la tierra. Para eso también es necesario separar los mercados y mostrar como hace cada uno las cosas para que el consumidor elija.

P: Justamente en la Argentina hay poca oferta de productos orgánicos o lo que están son muy caros y el productor local muchas veces dice que es inviable económicamente producir orgánicos ¿Cuál es su análisis?

C.B.: Eso va a cambiar porque como decía recién, el consumidor siempre termina ganando la batalla. No digo que todo será orgánico, sino que habrá más oferta porque la demanda lo solicitará. También nuestro trabajo tiene que estar en acercarle oportunidades al productor para que se sume al cambio, para que consiga un mejor precio por su producción. La cuestión ya sobrepasa los agroquímicos sino que también debe haber un uso racional del agua y de los suelos y al productor que haga las cosas bien premiarlo.

P: Usted viene de empresas tradicionales del agro que fomentan la aplicación de agroquímicos y ahora parece fomentar otras formas de producir alimentos ¿Cómo explica ese cambio?

C.B.: La verdad que no siempre pensé así, tengo la formación de ingeniero agrónomo tradicional. En realidad tuve varios clicks fuertes; en primer lugar viví muchos años una etapa donde el agro tradicional te daba soluciones a los problemas, las tasas de productividad iban más allá de la demanda de alimentos, era un mundo perfecto. Había nuevas tecnologías que te ayudaban a mejorar la capacidad de producción. Claro que se puede cuestionar el impacto ambiental pero por lo menos producías más comida que la que el mundo requería.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario