Edición Impresa

Industria cayó 8,8% en abril y acumula un año entero en baja

En el primer cuatrimestre la producción manufacturera se contrajo el 10,6%. El dato positivo fue que en la medición desestacionalizada el indicador avanzó un 2,3%. Genera optimismo dentro del Gobierno.

La producción industrial registró en abril una contracción del 8,8%, con la cual acumuló así doce meses de caídas consecutivas, informó ayer el INDEC. En el primer cuatrimestre de 2019, la actividad industrial anotó una merma del 10,6%, en línea con lo esperado, si se considera que el índice está siendo comparado con los primeros meses de 2018, período en el cual se registró un alza del 3,9%, previo al impacto de la sequía y de la crisis cambiaria (recién se empezaban a sentir los efectos). El dato a destacar es que el Índice de Producción Industrial manufacturero (IPI) creció 2,3% desestacionalizado contra marzo, mes en el cual se contrajo un 4,6% para esta medición.

La actividad manufacturera continúa golpeada por los efectos de la mayor presión cambiaria que predominó en el mes. A este fenómeno se suman las restricciones de liquidez impuestas por el Banco Central para combatir la inflación, que generan un efecto contractivo sobre la economía. A pesar de esto y tras el traspié de marzo, desde el oficialismo se muestran confiados para los próximos meses, y esperan llegar a las elecciones con una economía en alza. Para eso, desde el Gobierno han tomado medidas para intentar combatir cualquier eventual presión cambiaria, que podría generar una nueva aceleración de la inflación. La entidad que dirige Guido Sandleris anunció que mantendrá las tasas de interés en niveles elevados, sumado a que ya posee la capacidad de intervenir en el mercado de divisas para frenar al tipo de cambio, en caso de ser necesario. Fuentes oficiales anticiparon que “en los próximos meses seguiremos viendo datos interanuales negativos, aun cuando se mantenga, como se espera, el crecimiento en los datos mensuales sin estacionalidad. De todas formas, la caída interanual resultó menor a la registrada en marzo (-13,9%)”.

Durante abril, todos los sectores que componen el nivel general, 16 en total, finalizaron en territorio negativo en la comparación interanual. Los segmentos más golpeados fueron: Otro equipo de transporte (-48,1%), Otros equipos, aparatos e instrumentos (-24,2%) y Maquinaria y equipo (-23,5%). Más abajo, pero con caídas superiores a la del nivel general, se ubicaron Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes (-22,5%), Productos textiles (-17,9%), Productos de tabaco (-16,8%), Prendas de vestir, cuero y calzado (-16,3%) y Productos de caucho y plástico (-13,9%). Por debajo del nivel general se ubicaron Refinación del petróleo, coque y combustible nuclear (-8,6%), Productos minerales no metálicos (-7,2%), Productos de metal (-7,1%), Industrias metálicas básicas (-4,7%), Madera, papel, edición e impresión (-3%) y Alimentos y bebidas (-1,1%).

La consultora ACM estimó que en 2019 “hay muy pocas señales de reactivación económica. Apenas algunos indicios en el sector de molienda de oleaginosas, como la liquidación de stock de maquinaria agrícola, en línea con una mejora del stock cerealero”, explicó. Anticipó que en el primer semestre, la actividad continuará “mostrando una fuerte contracción, influenciado por la falta de liquidez, elevadas tasas de interés y una menor demanda”. Y consideró que los sectores más golpeados serán “la metalmecánica, el automotriz, el textil y sectores conexos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario