Edición Impresa

Inflación: mañana, dato clave del INDEC para evaluar la meta

El organismo estadístico publicará el IPC de enero, que según estimaciones privadas rondará el 1,7%. Los analistas advierten que la presión de las tarifas y el dólar le ponen un piso a la suba de precios en el primer trimestre. Esto dificulta cumplir el objetivo del 15% que se fijó el Gobierno para este año.

Hace pocos días, el titular del INDEC, Jorge Todesca, reveló que es una práctica habitual en el organismo anticipar los resultados de sus informes a un puñado de altos funcionarios del Gobierno. No los identificó, pero dijo que en todos los casos quienes los recibían consideraban a esos datos como un elemento clave para la toma de decisiones en su área específica. Si esto es efectivamente así, es posible suponer que las cifras sobre la inflación minorista de enero están desde hace ya varias horas en el escritorio del presidente del Banco Central, entidad que hoy debe definir la tasa de interés de referencia (ver página 3).

Los mercados conocerán públicamente el dato recién mañana, jueves, según el calendario oficial del INDEC. El consenso de los economistas viene anticipando que la variación del Indice de Precios al Consumidor del mes pasado estuvo en torno del 1,7%/1,8%. Si bien hubo una desaceleración respecto del 3,1% que había marcado en diciembre, el dato sigue preocupando porque pone en duda el cumplimiento de la pauta anual prevista en 15%, que es la que el BCRA debe ayudar a lograr en base al manejo de la tasa de interés.

La entidad que encabeza Federico Sturzenegger advirtió en diciembre -momento en que se anunció la ampliación de las metas- que "si bien la inflación minorista de 2017 se redujo en casi 12 puntos porcentuales frente a la de 2016, la desinflación no fue tan rápida como la buscada".

Y el resultado de enero no hará otra cosa más que reforzar esa percepción, pese a que algunos funcionarios del área económica se esfuerzan por tratar de ver la mitad llena de vaso. Si bien el futuro de la meta de inflación no se definirá en un solo mes, enero marca una señal de alerta porque fue el propio Estado el que fogoneó la suba, con ajustes de tarifas (transportes, gas y electricidad), los aumentos de las naftas liderados por YPF, y la autorización para ajustes en la medicina privada.

Algunos de estos factores se repetirán en los próximos meses (transporte) y los analistas prevén que el 1,7% de enero puede ser un piso en las mediciones de febrero y marzo. Así el trimestre cerraría en torno del 5%. Para alcanzar el objetivo del 15% anual la inflación tendrá que acomodarse en los siguientes meses en un promedio mensual del 1,1%.

Los optimistas del Gabinete destacan que el grueso de los aumentos corresponde a precios regulados y no a la inflación "núcleo". Y calculan que si sólo concentran en el primer trimestre, podría lograrse -sobre todo en la segunda mitad del año- un aplanamiento similar al que se registró en el segundo semestre de 2016 con precios subiendo menos de la mitad de lo que habían mostrado en la primera parte del año.

Un factor cuyo impacto todavía no quedó corroborado por el organismo oficial de estadísticas es el aumento de las tarifas del transporte, con el esquema de tarifa multimodal. El Banco Central evaluó que efecto será atenuado por el esquema que permite pagar menos por el segundo y el tercer viaje. "A partir de la tarifa polimodal lo que se paga de subte cae en valor significativamente. Es una invitación para los consultores y los periodistas: que hay un cambio significativo entre lo que es el cálculo de los anuncios para uno solo que cuando se incorpora el aspecto polimodal del viaje. Que es revolucionario. Lo que toca en el aumento de los regulados es que son inferiores a lo que se publica en los medios y las expectativas", declaró públicamente Federico Sturzenegger el mes pasado.

Jorge Todesca no pareció conforme con la interpretación del jefe del BCRA, pero evitó anticipar una opinión. "Nosotros trabajamos con absoluta independencia profesional. Y dada la sensibilidad que el tema (inflación) tiene, en el informe de febrero, que se conocerá en los primeros días de marzo, vamos a explicar detalladamente cómo se calculó la incidencia de esos aumentos", afirmó.

A pesar de que el Gobierno flexibilizó la meta de inflación, los consultores privados también elevaron sus proyecciones, que se mantienen por encima de la pauta oficial. En el último relevamiento de expectativas (REM) los analistas elevaron desde el 17,4% al 19,4% sus expectativas inflacionarias para este año. La flexibilización oficial sólo sirvió para alimentar el pesimismo de los privados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario