Edición Impresa

Inflación: Schiaretti apura mix de suba salarial más un bono (lo explora Vidal)

CÓRDOBA, CERCA DE ACUERDO CON GREMIOS; EN BUENOS AIRES, A HORAS DE PARO, EVALÚAN ALTERNATIVAS - Hasta ahora 8 provincias anunciaron el pago de una suma fija de fin de año, en un contexto -destaca un informe privado- en el que la mayoría de los distritos

A la sombra del anunciado -y, ahora, anticipado- pago de un bono a estatales nacionales, el justicialista cordobés Juan Schiaretti pule una propuesta de mix salarial a los gremios, que incluye a priori un plus de fin de año.

Las conversaciones están avanzadas, y será clave el día de mañana para saber si finalmente prosperó la propuesta a los sindicatos de cerrar el año salarial (noviembre y diciembre) con un mix de aumento porcentual (los estatales percibieron hasta ahora un 32%) más un bono. En este distrito rige la cláusula gatillo, pero atenuada por estar atada a la marcha de la recaudación.

En paralelo, la expectativa está puesta también en otro distrito grande, Buenos Aires, donde el Gobierno de María Eugenia Vidal evalúa distintas alternativas para proponer a los gremios, entre ellas la de una suba salarial más el pago de un bono, para ser incorporado luego progresivamente al básico.

"No hay nada definido aún, estamos haciendo números", remarcaron ayer desde despachos provinciales a este diario. La cautela no es antojadiza: el pago de un potencial bono de $5 mil a los 600 mil estatales -como Nación- redundaría en un desembolso extra de $3 mil millones. Y cada punto de aumento salarial son unos $4 mil millones.

Hasta el momento, y en medio de la escalada inflacionaria, estatales y docentes recibieron ya un incremento del orden del 30% (los maestros, sin acuerdo aún, y a horas de un nuevo paro), en un distrito sin actualización por gatillo.

Según lo reseñado por un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) de la Fundación Mediterránea, hasta ahora hay 8 provincias que anunciaron el otorgamiento de un bono (Río Negro, Misiones, La Rioja, Formosa, La Pampa, Tierra del Fuego, San Luis y Santiago del Estero) con montos por entre $3.500 y $10.000, mientras que otras 13 confirmaron que no implementarán esa medida.

El estudio resalta, precisamente, la "posición expectante" de CABA y de las provincias de Buenos Aires y Córdoba. "En estos casos, a mayor déficit fiscal, mayor incidencia sobre el gasto público y/o mayor reajuste previo de salarios, menores chances para el pago de un bono", sostiene.

El Ieral resalta, como marco, que "la situación en materia de reajustes salariales ha resultado extremadamente heterogénea entre provincias en 2018". En esa línea, destacan que, al tercer trimestre de este año (aunque en algunos casos se trata de datos al segundo trimestre), "el gasto salarial caía entre 10% y 15%, en términos reales, en provincias como Misiones, Santa Cruz y Chaco", mientras que "la baja era de entre 5 y 10 puntos en Río Negro, Chubut, Santa Fe, Mendoza y Tierra del Fuego".

"Por el contrario, sólo mostraban un mayor gasto en personal, a valor constante, Formosa, La Rioja, Neuquén y San Juan, aunque en ningún caso se trataba de un guarismo superior al 1%", resaltan.

Esa fotografía muestra -afirman- "que la mayoría de las provincias ha aplicado una política salarial restrictiva en 2018, con el objeto de mejorar sus cuentas fiscales, en un año en que se aceleró la inflación y con ello los recursos, cuando se los mide en valores nominales".

"En este contexto, puede ser adecuada la aprobación de un bono de fin de año, especialmente en provincias que no aplican cláusula gatillo por inflación y que con esta medida eviten renegociar salarios este año, pasando esa instancia para 2019. Y que sus cuentas fiscales lo permitan, por supuesto", considera el Ieral.

En la mayor parte de los casos, la incidencia del bono estaría levemente por debajo de 1 punto porcentual del gasto total.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario