Guía del cambio climático: el mapa 3D de uno de los gases más nocivos y otras cosas que tenés que saber

Información General

El cambio climático está aquí con sus eventos meteorológicos extremos que ponen en peligro el futuro del mundo tal cual lo conocemos. ¿Cuáles son sus evidencias? ¿Qué debemos saber? ¿Estamos preparados? En esta sección, cada semana, noticias, conceptos básicos, personalidades destacadas y datos necesarios para comprender el fenómeno.

Pearl Jam y un regreso por el planeta

pearl jam.jpg
La imagen del fotógrafo y biólogo canadiense que ilustra la portada del nuevo disco de Pearl Jam.

La imagen del fotógrafo y biólogo canadiense que ilustra la portada del nuevo disco de Pearl Jam.

En el flamante nuevo álbum de Pearl Jam, su regreso a siete años de su anterior trabajo, las preocupaciones por el futuro del planeta y el cambio climático están latentes en cada canción.

Desde la imponente portada, la fotografía bautizada "Ice waterfall" por el fotógrafo y biólogo marino canadiense Paul Nicklen, que captó el impresionante deshielo de un glaciar en Svalbard, Noruega, y otras postales de incendios forestales, tormentas, auroras boreales y un volcán en erupción que ilustran el booklet.

El título mismo del disco, "Gigatón", es toda una definición de la intención de Eddie Vedder. "Es lo que usan los científicos para medir la pérdida de hielo de las capas de hielo más grandes de la Tierra en Groenlandia y la Antártida. Este peso es equivalente a más de 100 millones de elefantes o 6 millones de ballenas azules", explicó la banda en Twitter hace dos semanas, cuando los fanáticos aún no sabían si se trataba de un lanzamiento o una mera declaración a favor del planeta.

La preocupación no es nueva: desde 2003, Pearl Jam se toma el trabajo de calcular la huella de carbono que sus giras mundiales dejan impresa en el medio ambiente con sus incesantes vuelos, estadías en hoteles, transporte de equipos en camiones, traslados en micros y desperdicios que dejan sus seguidores en cada show, entre otras cosas. Y luego, tratan de compensarlo invirtiendo una parte de sus ganancias de la gira en proyectos ambientales para mitigar las emisiones de CO2.

Sobre la espléndida imagen de Nicklen, el nombre de la banda se imprime como un delicado hilo rojo semejante al de un monitor de ritmo cardíaco. ¿Es la frágil salud de la Tierra la que está en cuidados intensivos?

El ABC del cambio climático

Albedo: grado en que la Tierra refleja la radiación del sol. El albedo es mayor en las superficies blancas, como los casquetes polares, y menor en las superficies oscuras, como los océanos. Es un elemento importante de la regulación del clima en el planeta.

La danza del metano

Global Atmospheric Methane from Jan 1, 2018 through Nov 30, 2018.mp4

La NASA elaboró este retrato 3D de las concentraciones de metano, uno de los gases más comunes que contribuyen al efecto invernadero, junto al vapor de agua, el dióxido de carbono y el óxido nitroso, que muestra la diversidad de sus fuentes y su comportamiento a medida que se mueve a través de la atmósfera.

Combinando múltiples datos de inventarios de emisiones, combustibles fósiles, agricultura, quema de biomasa y humedales, el mapa tridimensional ayudará a comprender a los científicos cómo influye el gas en el ciclo del carbono de la Tierra y el sistema climático.

Desde la Revolución Industrial, las concentraciones de metano en la atmósfera se han más que duplicado: comparado con el dióxido de carbono, es más eficiente para atrapar el calor, por lo tanto más dañino, aunque sus concentraciones son menores y su vida útil en la atmósfera más corta.

Tiene muchas fuentes: además de las actividades de combustibles fósiles, también influyen los océanos, los humedales, la explotación agrícola y, en menor medida, los estómagos rumiantes de las vacas.

Se estima que hasta el 60% del flujo actual de metano a la atmósfera es resultado de actividades humanas. Su danza a través del globo es propiciada por los vientos de gran altitud, que una vez que las emisiones se elevan pueden transportarlas mucho más allá de sus fuentes.

También se encuentra en grandes cantidades en el permafrost, el suelo congelado de regiones muy frías o glaciares, por lo que una aceleración del aumento de las temperaturas y de los deshielos podrían conducir a una mayor liberación de esas reservas congeladas de metano y provocar un calentamiento global sin precedentes.

Hasta el año que viene, Cumbre del Clima

cop 26.jpg

El rumor que corrió las últimas semanas finalmente se confirmó el miércoles pasado. "En vista del impacto mundial y continuo del COVID-19, la celebración de una COP26 ambiciosa e inclusiva en noviembre no es posible", explicó el gobierno británico para anunciar que la conferencia sobre el cambio climático de la ONU se posterga a 2021.

El dato no es menor: se esperaban a unas 30.000 personas, incluidos 200 líderes mundiales, con la esperanza de que convirtiera en la más decisiva desde el Acuerdo de París de 2015. Pero con tamaño impacto de la enfermedad en el mundo, especialmente en el continente europeo, era inviable.

Rápidamente, distintos grupos ambientalistas salieron a advertir que no es admisible que la postergación dé lugar a un retraso en la lucha climática. Pero con tantos miles de millones de dólares y los focos de atención derivados al coronavirus, habrá que ver.

Otras dos citas importantes para la cuestión ambiental ya se habían postergado para el año próximo: la COP15 contra la destrucción de la biodiversidad que iba a realizarse en octubre en China y el Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, programado en Francia para el mes de junio.

Hasta pronto, Saocom 1B

Satélite Saocom 1B

El 30 de marzo debería haber partido el satélite SAOCOM 1B. Pero no pudo ser. El ministerio de Ciencia y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales debieron posponer el lanzamiento, teniendo en cuenta las dificultades que plantea la pandemia de coronavirus. "Podrían afectar la disponibilidad de recursos propios y de terceros del exterior, necesarios no solo para una inserción segura en órbita, sino también para una posterior puesta en funcionamiento del satélite", explicaron.

Hermano del SAOCOM 1A, lanzado en 2018, fueron diseñados para medir la humedad del suelo, un dato clave para el agro, y obtener información de la superficie terrestre en cualquier condición meteorológica u hora del día, gracias a las microondas del radar capaces de atravesar las nubes y "ver" aun en zonas nubladas, tanto de día como de noche.

Pero, además, este logro de la industria científica nacional de 3 toneladas de peso, 4,7 metros de largo y 1,2 metros de diámetro, será especialmente útil en los tiempos de cambio climático que se avecinan, ya que sus datos son vitales para prevenir, monitorear y evaluar catástrofes naturales o antrópicas, un insumo necesario en los planes territoriales de mitigación y adaptación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Te puede interesar