Casarse en tiempos de coronavirus sin perder invitados

Información General

La historia de Fátima y Pablo muestra que la voluntad de dar el sí pudo más, con responsabilidad y las medidas correspondientes, que la pandemia del Covid-19. La ingeniosa manera de casarse sin perder invitados.

María Fátima Bosio, porteña, y Pablo Bittar, cordobés, se conocieron, como infinidad de parejas, hace muchos años en el trabajo. Radicados en Capital Federal, al tiempo de conocerse, se enamoraron y comenzaron una aventura juntos. Y ambos persiguieron y cumplieron un sueño que ni el coronavirus pudo detener.

En 2019 decidieron casarse. Sería en la provincia mediterránea por lo que la familia de la novia debía organizarse y viajar para compartir el evento.

Los preparativos no se hicieron esperar y la pareja comenzó a preparar todo. Había que ser precavido y rápido de reflejos para tener todo listo con anticipación y que los invitados pudieran organizarse para viajar. Finalmente se definió la fecha de casamiento: sería el 21 de marzo de 2020. ¿Pero cómo hacerlo en plena pandemia de coronavirus?

Este año les jugó una mala pasada, y el brote de Covid-19 los obligó a posponer todo. O casi todo. Claro que al principio la incertidumbre les permitió ilusionarse con tener su día soñado como lo habían pensado y organizado, pero el crecimiento de infectados y el pedido de quedarse en casa del Gobierno más la cancelación de los vuelos, terminaron de derribar esa ilusión.

Lejos de deprimirse, Fátima y Pablo tuvieron que pensar y reorganizar todo. “El salón nos llamó una semana y media antes para comunicarnos que no se podía hacer la fiesta y con la mayor predisposición nos ofreció dos posibles fechas: 23 de mayo o 15 de agosto”, comenta la novia. “Con las aerolíneas la situación no fue tan fácil y aún no se resolvió. Tenemos pasajes para Estados Unidos y el norte de Italia (el país con más muertes por coronavirus) y aún no pudimos cambiarlos”, explicó el flamante marido.

PyF2.jpg
Pablo y Fátima, la pareja que decidió casarse en época de coronavirus y televisarlo vía Instagram para los invitados.

Pablo y Fátima, la pareja que decidió casarse en época de coronavirus y televisarlo vía Instagram para los invitados.

Una vez solucionado el tema de la fiesta, ambos informaron en los respectivos grupos familiares la cancelación, pero tenían una sorpresa guardada: habría, de todas maneras, una pequeña celebración religiosa el jueves 19 de marzo.

Y una semana antes de ese evento, Fátima y Pablo volvieron a arremeter a sus familiares con una sorpresa: el casamiento sería “televisado” vía Instagram (en una cuenta especial que armaron) para que, al no poder estar, al menos lo vieran en vivo y en directo.

Finalmente el día llegó y Fátima y Pablo dieron el sí en el jardín de la casa de sus padres ante no más de 10 personas presentes pero más de un centenar siguiéndolos online. Familiares a lo largo y ancho del país presenciaron la boda por la red social, que también cruzó fronteras. Hubo saludos desde 9 de Julio, de San Martín de los Andes, San Luis, Paso de los Libres, Mendoza y hasta de Estados Unidos, Barcelona, Dubai y Brasil.

No fue una boda como cualquier otra. Sólo lo mínimo e indispensable acompañaban a los novios. Los testigos y los encargados de inmortalizar este momento, el resto se emocionaba atrás de una pantalla, y allí en el altar improvisado. “Faltaron algunos abrazos personalmente, pero el amor se sintió a través de la pantalla”, contó la novia, que no pudo usar el vestido porque no pudo viajar a Córdoba.

Casamiento1.jpg
Pablo y Fátima, la pareja que decidió casarse en época de coronavirus sin perder invitados.

Pablo y Fátima, la pareja que decidió casarse en época de coronavirus sin perder invitados.

Y es que a la ceremonia no le faltó nada, porque luego de entregarse las alianzas, la pareja feliz, y todos los invitados, se deleitaron con la voz del tenor Eduardo Bosio, hermano de la novia, integrante del coro estable del Teatro Colón, cantar el Ave María desde su casa en Buenos Aires.

Así, entre miles de comentarios que invadían la pantalla de cada celular, Fátima y Pablo pudieron cumplir su sueño, aunque todavía falta mucho para completar la tarea. La novia no pudo usar el vestido porque quedó en su casa de Caballito, pero eso tampoco la deprime. “Voy a usarlo en la fiesta”, prometió.

En diálogo con Ámbito Fátima y Pablo no dudaron en responder que el jueves 19 de marzo de 2020 se sintieron muy acompañados en su original boda. “Nos sentimos súper acompañados y todavía no terminamos de leer todos los mensajes que nos mandaron. Nos vino bárbaro todo el amor de la gente y la verdad se unieron hasta algunos que no estaban invitados”.

Siempre con la premisa de respetar las indicaciones de los expertos de salud y de cuidarse entre todos, la pareja no quiso dejar de cumplir un sueño que tendrá su final feliz con una fiesta en los que todos podrán darse ese abrazo tan anhelado. ¿Será televisada?

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario