Parir en plena cuarentena: Brunella no conoce al resto de su familia

Información General

Sabrina fue mamá el pasado viernes. Su beba todavía no conoce a sus abuelos, tíos ni primos. "Es difícil no haber podido estar con mi familia", reconoció

Hay ciertas cosas que la cuarentena no puede detener, el funcionamiento del cuerpo humano es una de ellas. Decenas de mujeres fueron madres en los últimos días, en plena epidemia trajeron al mundo vida. Acá, el caso de una de ellas, Sabrina Pont que el pasado viernes fue madre por segunda vez. Brunella, una beba de 3.556 kg nació por parto natural y todavía no conoció a sus abuelos, primos ni tíos.

“Yo tenía fecha para el 25 de marzo, cuando se cumplía la semana 40 de embarazo y tenía turno para ver a mi médico el viernes 20, pero la cuarentena cambió todo lo que teníamos previsto. La secretaria de mi obstetra me llamó para decirme que tenía que ir a verlo a una clínica privada donde atiende y no en su consultorio, nos apuramos y fuimos con mi marido y mi otro hijo para allá”, cuenta Sabrina hoy ya en su casa.

WhatsApp Image 2020-03-23 at 15.58.59.jpeg

çEl clima ya era otro. Las calles estaban desoladas y al llegar a la clínica ya pudieron ver los primeros cambios “la sala de espera estaba dispuesta con sillas con distancia entre una y otra, todos ofrecían alcohol en gel”, contó. La sorpresa llegó cuando el médico la revisó y corroboró que ya había una dilatación de 4 cm. “Me propuso internarme ese día porque el trabajo de parto se iba a empezar a desarrollar en cualquier momento para evitar en este contexto tener que ir de urgencia con un trabajo de parto ya iniciado”.

“No tuve dudas, decidimos inducir el parto para evitar problemas y tener todo más previsible. En una hora comencé a tener contracciones y media hora después nació mi hija”, narró esta madre por segunda vez con la emoción a flor de piel.

Una vez internada, el panorama era muy diferente al que se acostumbra en el caso de los nacimientos. “La restricción más notable y dura fue que no se permitieron visitas. Obviamente que había mucho uso de alcohol en gel, más del que se acostumbra para los recién nacidos”, describió Sabrina Pont. “La complicación fue que ningún familiar podía estar en la clínica con mi hijo y tuve que armar una logística improvisada. Le pedí a mi cuñada que se quede en mi casa con él”.

“Las enfermeras hicieron mucho hincapié en que aislemos a la niña y que cumpliéramos con la cuarentena. Y en la Suizo Argentina, donde tuve a mi bebe, también vi que había muchas mujeres embarazadas a punto de tener familia por lo que había menos personal disponible, por lo menos eso sentí yo”, explicó. Y es que muchos médicos decidieron adelantar los partos para evitar problemas a futuro.

WhatsApp Image 2020-03-23 at 15.45.13.jpeg

La tecnología ayudó a calmar la ansiedad de la familia. “Mucho video, mucha foto, nos manejamos así. Es duro no tener a la familia cerca, pero sabemos que a los recién nacidos les hace bien estar tranquilos los primeros días, asi que no vino mal esa medida”, dijo Pont.

“En la clínica nos dieron el certificado de alta porque nosotros empezamos la cuarentena en la Suizo y para volver a casa eso nos sirvió porque nos paró un control policial, pero no tuvimos problemas al mostrarle el bebé y el certificado”, contó sobre las inspecciones que tuvieron a atravesar. Claro que la pequeña deberá tener sus controles de rutina y para ellos, también la familia está habilitada para circular por la vía pública.

“Yo el viernes me levanté con un escenario y la cuarentena me cambió todo, desde ese llamado, hasta terminar internada pariendo, fue una catarata de emociones, tuve que apurarme e improvisar con quien dejar a mi hijo. En la clínica me atendieron muy bien, pero si fue distinto y diferente el no poder estar con mi familia cerca”, concluyó Sabrina Pont, una mujer que recordará por siempre la cuarentena y el paso de la epidemia del coronavirus por la Argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario