Información General

A pura tecnología reabrió el Museo del Holocausto

Espacios sensoriales que reproducen los trenes del Holocausto, salas que representan a alguno de los 1.200 guetos, pantallas touch, objetos históricos y más se funden en la nueva propuesta del museo. La restauración se realizó con donaciones por 4,5 millones de dólares.

El pasado y el presente conviven en el Museo del Holocausto, que reinauguró este domingo tras dos años de remodelaciones y restauraciones. Con una muestra permanente signada por la tecnología, el espacio se propone contar la historia del genocidio nazi y la llegada de los sobrevivientes a la Argentina.

Para la renovación, el museo recibió donaciones por 4,5 millones de dólares por parte de familias particulares, empresas y el programa de Mecenazgo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En el proyecto trabajó un equipo interdisciplinario conformado por sobrevivientes, historiadores, museólogos, educadores, arquitectos, técnicos multimediales, diseñadores gráficos y voluntarios.

Nombres de las 6 millones de víctimas (1).mp4

Nombres de las 6 millones de víctimas.

La razón de ser de este museo es, por un lado, rendir homenaje a las víctimas y a los sobrevivientes que vinieron a la Argentina. Por otro lado, utilizar el Holocausto como una herramienta educativa sobre democracia, derechos humanos y sobre los peligros que tienen estas ideologías del odio. Argentina tuvo una participación casi nula: no estuvo ni en el bando de los aliados ni de los nazis. Ese lugar expectante de testigo indiferente nos permite mirar el Holocausto desde varios puntos de vista: analizar a los perpetradores, analizar a las víctimas y analizar a los rescatadores. La inacción siempre juega a favor del victimario; y desde ese lugar el museo invita a la acción solidaria”, dijo a Ámbito Jonathan Karszenbaum, director ejecutivo del lugar.

Una de las características del museo es su apuesta a lo tecnológico, por medio de pantallas touch, proyecciones, una app con audioguía e incluso interacción con Lea Novera, una de las sobrevivientes de la Shoá que tras huir de Polonia se radicó en Argentina. A la mujer de 92 años se le realizaron alrededor de 1.500 preguntas que fueron cuidadosamente grabadas y que permiten que, a través de una pantalla pueda responder a las consultas del público. Esta tecnología ya se usó en otros Museos del Holocausto alrededor del mundo con otros sobrevivientes, por iniciativa de Steven Spielberg tras filmar “La lista de Schindler”. El caso de Novera, en tanto, es el primero que se realiza en español.

Captura Eichman.jpeg
Sala dedicada a la captura de Eichman

Sala dedicada a la captura de Eichman

Karszenbaum destacó que para ellos “es importante decir que los sobrevivientes pudieron venir acá y rehacer sus vidas”. “Nosotros queremos rescatar la historia de la Argentina como receptor de judíos refugiados del Holocausto y de sobrevivientes en la posguerra”, añadió. En ese sentido, consultado sobre cómo muestran el vínculo del país con ciertos jerarcas nazis, sostuvo: “El capítulo que tiene que ver con los criminales que vinieron a la Argentina lo reflejamos, sobre todo lo que tiene que ver con la captura de Adolf Eichmann. Pero somos conscientes de que los criminales fueron a distintos lugares de América, incluso muchos permanecieron en Europa y en la propia Alemania; con lo cual no era privativo de este país el hecho de haber recibido criminales. El problema es que el caso Eichmann dejó a la Argentina en un lugar simbólico que no debió”.

Espacios sensoriales que reproducen los trenes del Holocausto, salas que representan a alguno de los 1.200 guetos, objetos históricos y más se funden en una propuesta que puso especial cuidado en no herir la sensibilidad de los asistentes. “Nos preocupamos y nos ocupamos de que los factores humanos de la tragedia estén presentes. Cuidamos y curamos muy bien la selección de imágenes y videos, entendiendo que el Holocausto existió y que tiene esas imágenes, pero sin saturar, en una dosis que consideramos razonable y necesaria para comprender la magnitud de los crímenes”, explicó el director ejecutivo del museo.

primera sala.jpg
Primera sala del museo

Primera sala del museo

Por eso, a modo de reflexión y también de esperanza, casi al final del recorrido se destaca la imagen de los “Justos entre las naciones”, también llamados rescatadores. Un panel muestra a esas personas que ayudaron a las víctimas del nazismo arriesgándose a sí mismos y que honraron la célebre frase del Talmud: "Quien salva una vida salva al mundo entero".

El jueves 5 de diciembre de 13 a 19 horas se realizará el Museo Abierto, una oportunidad para recorrer el nuevo Museo del Holocausto (Montevideo 919). Es con inscripción previa y cupo limitado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario