Por quita del IVA distorsión de precios en súper llega al 75%

Información General

En promedio la variación es del 35% comparando principales supermercados y autoservicios.

Un clásico que llegó para quedarse. La distorsión de precios en un mismo producto según el canal de compra que se elige puede llegar hasta un 75%. Lejos en el tiempo quedaron aquellos consumidores que buscaban un solo sitio para hacer las compras, hoy el dicho “Camine señora camine” está más vigente que nunca.

Según el programa Precios Claros que depende del Gobierno nacional, los productos tienen una marcada distorsión según el supermercado que se compre -siempre tomando el mismo barrio y una distancia máxima de 15 cuadras entre comercios-. La mayor diferencia de precios se da en el caso en que se compara un supermercado con los mini market de las estaciones de servicio. Por ejemplo, una agua de 1,5 litros en el local DIA se consigue a $62, ese mismo producto en YPF tiene un valor de $109, un 75% más elevado. “Hay que tener en cuenta que estos canales son históricamente más caros, por eso la diferencia es tan marcada”, explicó en este caso puntual Damián Di Pace director de la consultora Focus Market.

La diferencia también es muy notoria en los clásicos “súper chinos”, sobre todo en las bebidas alcohólicas. Mientras una sidra 1888 se consigue en los principales supermercados a $260, en este tipo de comercio su precio es de $170, casi 100 pesos menos. Lo mismo sucede con la yerba La Merced, en los comercios chinos se oferta a $150, en los súper tiene un precio promedio de $210, aunque con oferta se puede adquirir por $173, así todo la diferencia es más que marcada.

“Con la quita del IVA la distorsión se incrementó porque hay que tener en cuenta que los supermercados ya aumentaron 7% y con la diferencia que ya existía en comparación con los autoservicios chinos, los almacenes y despensas, la diferencia se amplió notablemente”, explicó Damián Di Pace.

Además el especialista agregó que la distorsión de precios según el canal de compra llega a un valor promedio “del 35%”, claro que en algunos casos puede ser menos o mayor dependiendo cada artículo.

Las verdulerías son otro de los focos de debate. En estos locales la diferencia en un mismo producto es aún más marcada. Con una cuadra de diferencia pueden haber precios locos que dejan a cualquier comprador desconcertado.

Por ejemplo, la banana se vende en algunos comercios a $100, no sorprende conseguirla a $140, aunque en algunos casos hasta puede estar en oferta por debajo de los $70.

“Hay que tener en cuenta el estado de la fruta y en el caso de la banana si es ecuatoriana o de Brasil, eso hace que el precio varié considerablemente”, explicaron desde una verdulería de Caballito. Lo mismo ocurre con el choclo que mientras en algunos lugares la unidad se vende a $15 en otros su valor asciende a $25.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario