7 pueblos para escapadas a menos de 2 horas de Buenos Aires

Información General

Si no armamos planes para el fin de semana y queremos hacer una escapada para disfrutar el día, hay muchas opciones cerca de la Ciudad de Buenos Aires para aprovechar que están a no más de 2 horas en auto. Acá te contamos algunas:

Si no armamos planes de turismo para el fin de semana y queremos hacer una escapada para disfrutar el día, hay muchas opciones cerca de la Ciudad de Buenos Aires para aprovechar que están a no más de 2 horas en auto. Acá te contamos algunas:

Carlos Keen

Carlos Keen es un pueblo del Partido de Luján. Está a 75 km de la Ciudad de Buenos Aires y a 16 km de la ciudad de Luján. Para llegar en auto, hay que tomar el Acceso Oeste hasta Luján y luego la ruta 7.

En el pueblo se pueden ver las típicas construcciones de finales del siglo XIX, que aún hoy conservan su arquitectura. Además, es un gran polo gastronómico protagonizado por los restaurantes de campo. Embutidos como los salames y el jamón crudo, los quesos, el asado, los platos a la olla, las empanadas de carne cortada a cuchillo y cocidas al disco, y las pastas, son platos y alimentos que si o si hay que probar.

carlos keen.jpg

En el año 2007 la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos declaró a Carlos Keen "bien de interés histórico nacional", a un sector de la traza urbana del pueblo en reconocimiento de su calidad de poblado histórico.

Algunos de sus puntos turísticos más visitados son el Museo de Maquinaria Rural, instalado al aire libre; el templo San Carlos Borromeo y la granja Mirador al Sur, famosa por su producción de miel. Además, hay restaurantes de campo, casas de antigüedades, cabalgatas y paseos en sulkys. También doma y folclore del Círculo Criollo Martín Fierro.

Lobos

Ubicado a 100 km al suroeste de la Ciudad, se puede llegar en auto a través de las Rutas Provincial 41 y Nacional 205 o en tren de los ramales Roca y Sarmiento.

Una de las principales atracciones de Lobos es su laguna y su recorrido a lo largo de la Costanera Municipal. Se destaca su variedad de actividades que incluyen aquellas de bajo impacto a la naturaleza, como el alquiler de kayak, botes a remo, pesca de costa, kitesurf, vela, avistaje de aves, senderismo, contemplación de la naturaleza; y actividades de alto impacto, como la motonáutica y la pesca con embarcación a motor.

lobos.jpg
Fortín Lobos.

Fortín Lobos.

Un sitio de interés son las las tranquilas calles de Villa Logüercio, arboladas y pobladas de pájaros. Una comunidad que fue concebida originalmente como un barrio de casas quintas y que, aún al día de hoy, sigue manteniendo la tranquilidad. Se recomienda visitar la Plaza Dr. Vicente Logüercio, la Capilla Santa Isabel, y la parada del Ferrocarril, llamada “Fortín Lobos”.

También tiene varios museos con mucha historia de por medio: la Casa Natal de Juan Domingo Perón y el Museo Histórico y de Ciencias Naturales “Pago De Los Lobos”. Y algunos sitios de interés: la Biblioteca Popular Albino Caponi, la Casa de José Salgado, la Plaza Soberanía y el Teatro Cine Italiano.

San Pedro

A un poco más de 164 kilómetros de la Ciudad, se encuentra este pueblito verde, con barrancas, el rio y su cercanía con las grandes ciudades. Se puede llegar en auto por la Ruta Nacional 9.

Su casco histórico se recorre a pie o en bicicleta. Se recomienda pasar la tarde a orillas del Río Paraná. En caso de que se busque algo más histórico, se debe ir a los edificios de las calles Bartolomé Mitre y Pellegrini. Allí se encuentran la Biblioteca Popular “Rafael Obligado”, la Casa 1830, el Museo Histórico y La Liga Deportiva Sampedrina.

san pedro.jpg
San Pedro.

San Pedro.

El perfume de sus tilos, jazmines y naranjos, acompaña el recorrido por el centro de la ciudad, que tiene una gran variedad de locales comerciales atentos a las necesidades del visitante. Mientras que carros costaneros, restaurantes a la orilla del rio, asadores criollos, pescados de rio y delicias artesanales demuestran la esencia del lugar.

Es otro destino ideal para pescadores con lagunas y canales del Río Paraná, y el Delta. Además, se puede aprovechar y hacer recorridos en kayak y lanchas.

San Antonio de Areco

Plaza_Ruiz_de_Arellano,_San_Antonio_de_Areco,_Buenos_Aires.jpg

San Antonio de Areco es uno de los pueblos turísticos más importantes de la provincia de Buenos Aires y tiene sus razones: una combinación de historia, cultura local, campo, río y tradición gauchesca. La forma más directa de llegar en auto desde Capital tomando la ruta Nacional 8. Son 120 km y también se puede llegar en un bus que sale de Retiro.

Areco es, dentro de los pueblos bonaerenses de este estilo, uno de los más desarrollados. Su plaza principal, la plaza Arellano, alberga, como en todos los pueblos del país, los edificios principales: la Comisaría, la Municipalidad, el Registro Civil, y la Parroquia San Antonio de Padua. A pocos metros de la plaza, se encuentra el museo y taller de platería de la familia Draghi, abierto desde 1960, en donde se encuentra una colección impresionante de piezas gauchas del siglo XIX 100% de plata.

A lo largo de la Ribera de Areco, de camino al río, hay puestos de artesanías de plateros, sogueros, tejedores, talabarteros y otros ceramistas; y antigüedades para visitar, como también varios restaurantes y casas de campo. Pasar la tarde a orillas del río es un programa ideal en los días lindos. Hay una zona de parques con parrillas públicas para hacer un asado y un un pequeño mercado artesanal los fines de semana.

Otra de las atracciones y un emblema de la ciudad de Areco es el Museo Gauchesco Ricardo Güiraldes, que funciona en una antigua estancia de campo. Muchos visitantes eligen Areco por sus estancias, donde pasar un auténtico día de campo. Se pueden contratar tours desde Buenos Aires o mismo directamente al llegar al pueblo.

Cruzando el Río Areco hacia el norte, se encuentra la vieja pulpería La Blanqueada: una típica pulpería de campo, que recibía tanto a los residentes como a los viajeros y comerciantes que pasaban por el pueblo. Hoy en día se puede visitar hasta las 5 pm, donde se exhiben elementos típicos del lugar. No se pierdan visitar su patio, desde el cual se accede al Parque Criollo.

La gastronomía en Areco es variada, hay pulperías y parrillas típicas en la costanera del río, como El Palomar o La Portiada, y para una cocina más diversa, se recomiendan el Mestizo o Rossita. Para un almuerzo en la naturaleza, no dejen de visitar La Casa de los Fogoneros, el restaurante de la Estancia La Cinacina, a pocos kilómetros del pueblo.

San Andrés de Giles

san andres de giles.jpg

San Andrés de Giles se encuentra a 103 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y se puede acceder en auto por las rutas Ruta nacional 7, y la Ruta provincial 41. Esta ciudad tranquila preserva alma de pueblo y es ideal para una escapada de fin de semana, ofreciendo, además, en sus cercanías, pueblos rurales que no pueden dejar de visitar. Muchos visitantes suelen elegir en el mismo día o fin de semana, recorrer San Antonio de Areco y San Andrés de Giles, por su cercanía una de la otra.

La plaza central está muy bien cuidada, preservando edificios históricos, como la Iglesia San Andrés Apóstol, remodelada en varias oportunidades y el Palacio Municipal. El parque municipal Dr Fernando Lillia es el pulmón verde de la ciudad, donde se pueden practicar diversos deportes.

Un lugar histórico de trascendencia nacional que no pueden dejar de conocer es la Estancia la Merced o Posta de Figueroa, en donde se desarrollaron importantes hechos históricos de nuestro país. Por ejemplo, en sus salas fue suscripta "la Carta de la Hacienda de Figueroa" por Juan Manuel de Rosas dirigida a Facundo Quiroga.

En San Andrés de Giles hay varios bares y restaurantes para elegir, entre ellos se recomienda El Bar Restaurante La Familia, ubicado frente a la plaza, que ofrece un ambiente muy familiar con comidas típicas.

Capilla del Señor

Plaza_San_Martín_Capilla_del_Señor,_fuente_de_los_sapos_02.jpg

Capilla del Señor fue el primer pueblo en ser declarado de interés histórico nacional y hoy es uno de los más auténticos de la provincia, que preserva tanto su arquitectura original como su forma de vida. Se puede llegar en auto por la Panamericana Ramal Pilar hasta el kilómetro 69 de la Ruta Nacional Nº8 y luego tomar la Ruta Provincial Nº39. También se puede llegar en el tren ramal Mitre combinando con el ramal a Capilla del Señor o en el colectivo nº 57 desde Plaza Italia.

Al recorrer sus calles, se recrean las historias del viejo cementerio en el centro de la plaza, la vieja casa Miralejos, el salón Roma y el antiguo club social de los inmigrantes. El cementerio es un museo en sí mismo, con sus sofisticados e imponentes mausoleos. Algunas de las construcciones que no pueden dejar de visitar son la Posada del Palomar de 1838, una de las más antiguas, el Templo Parroquial y la pulpería Los Ombúes, un histórico almacén hoy atendido por doña Elsa, la nieta del dueño fundador, donde por la tarde se juntan todavía los paisanos a tomar y jugar a las cartas o al billar.

Otro de los principales lugares turísticos es el Museo de Periodismo Bonaerense, donde hoy se exhiben máquinas de escribir antiguas como también prensas que se usaban para imprimir los periódicos de la época, y objetos de la vida cotidiana de entonces.

En cuanto a su entorno rural, su paisaje de tierras onduladas, con montes de eucaliptos, casuarinas y sauces, es otro de sus encantos. La presencia de estancias, tambos, haras y chacras se suman al paisaje y son ideales para unos días de tranquilidad lejos de la ciudad.

Además de su historia y paisajes, Capilla es un excelente destino gastronómico. Ofrece una amplia variedad de restaurantes y bares, como La Fusta, considerado "el boliche del pueblo”. Los fines de semana, una opción interesante es Dulcinea, con su especialidad de las comidas al disco y su hermoso patio ideal para disfrutar en verano.

San Miguel del Monte

san miguel del monte 2.jpg

A este pueblo ubicado a 110 kilómetros de Capital Federal se puede llegar fácilmente en auto por la autopista Ezeiza – Cañuelas y desde allí tomar la Ruta Nacional 3. Con una laguna de 740 hectáreas y 15 km de verde alrededor, atrae a habitantes de toda la provincia.

En la laguna se practican todo tipo de deportes náuticos, como natación, lanchas a motor, jet ski, windsurf y vela. También es un lugar famoso por sus clubes de pesca y campings.

Su extensa costanera, Juan Manuel de Rosas, por las noches se ilumina y se llena de gente en sus bares y restaurantes, que se reúnen para disfrutar de una velada frente a la laguna. Los menúes son muy variados, donde prevalece la parrilla y su especialidad, el chivito al asador.

Dejá tu comentario