Tras el crimen en Villa Gesell, proponen ley de formación de deportistas no violentos

Información General

El proyecto es de la diputada nacional por la UCR Josefina Mendoza. Se abarca la resolución pacífica de conflictos, la lucha contra la xenofobia y la perspectiva de género.

A raíz del homicidio de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell donde once rugbiers fueron detenidos, la diputada nacional por la UCR Josefina Mendoza, presentó un proyecto de ley que insta al ministro de Turismo y Deportes, Matias Lammens, a articular con las distintas federaciones deportivas políticas públicas para generar deportistas no violentos.

“La política no debe mirar para otro lado u opinar desde Twitter, debemos tomar cartas en el asunto y generar herramientas que ayuden a que estas cosas no pasen más”, dijo la diputada.

“Nuestro proyecto pone en cabeza de la máxima autoridad política deportiva, o sea, el Ministerio de Deporte, la responsabilidad de articular con las distintas federaciones un plan que se encargue de la formación de deportistas no violentos”, sostuvo.

La ley que se impulsa propone la creación de un programa integral dirigido por el Ministerio de Turismo y Deportes, articulado con las distintas federaciones destinado a capacitar a los deportistas en resolución pacífica de conflictos, lucha contra la xenofobia y a su vez con perspectiva de género.

Josefina Mendoza on Twitter

“Debemos dejar de ver al deporte como una mera actividad física, para verlo como una instancia más de formación de ciudadanos, para eso es necesario que los famosos ‘valores’ que cada deporte pregona tengan ejes marcados por el Estado donde se diga hacia dónde vamos como sociedad”, remarcó.

“La perspectiva de género es importante, pasó en La Plata con rugbiers que tomaban en broma pasarse fotos privadas de una mujer. A los días un homicidio en Gesell, y no es solo el rugby, es una cultura ‘ser hombres o machos’ y resolver las cosas como si fuese el lejano oeste”, definió Mendoza al hablar del proyecto de ley.

El 18 de enero, Fernando Báez Sosa, de 19 años, fue asesinado a golpes por una patota de jugadores de rugby a la salida de un boliche de Villa Gesell. Los policías le practicaron maniobras de RCP y luego una ambulancia lo trasladó al Hospital Arturo Illia en donde ingresó con múltiples traumatismos y pérdida de conocimiento, pero finalmente falleció, mientras que por el caso hay once jóvenes jugadores de rugby de un club de Zárate detenidos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario