Economía

Insumos: el poder de compra de la soja cayó 7,2% en un año

Los precios internacionales de la oleaginosa mostraron signo negativo ante el contexto internacional desfavorable. Además, en el mercado interno los valores no acompañaron la suba del dólar.

Ante el contexto internacional desfavorable y la dificultad de los precios internos de seguir el ritmo del dólar, la soja y el maíz deterioraron su poder de compra en el último año en un 7% y 1,6% respectivamente. Por otro lado, el trigo mejoró su relación insumo-producto en un 7,2%, según un informe elaborado por la Bolsa de Cereales de Córdoba.

El análisis remarca que en el último año el precio de los granos retrocedió en el mercado disponible de Rosario, siendo el maíz y la soja los más perjudicados, con caídas del 5,6% y 4,2% respectivamente.

La mayor oferta, tanto mundial como interna, tuvieron un impacto bajista en los precios, especialmente en el maíz, donde la producción nacional se incrementó en un 31% en relación con la campaña 2017/18.

Adicionalmente, el aumento de los precios en pesos no pudo ajustarse al ritmo del dólar, que pasó de $38,5 en septiembre de 2018 a un valor de $56,5 un año después, es decir, un incremento del 46,5%.

En este contexto, la entidad cordobesa explica: “En época de siembra de la gruesa, es relevante observar la relación insumo-producto para analizar la conveniencia de calzar una parte de la producción a través de la compra de insumos para fijar los costos de producción de la nueva campaña”.

Así es que la soja fue la más perjudicada, con un deterioro en el poder de compra promedio del 7%. Para la compra de glifosato y las semillas se necesitó en septiembre de 2019 un 43,6% y 4,4% más de grano respectivamente que un año atrás.

Por otro lado, el costo relativo del gasoil o fosfato monoamónico disminuyó, reflejándose en la menor cantidad de la oleaginosa para adquirir la misma cantidad de productos, 8,6% y 7,7% menos respectivamente.

Para el caso del maíz ocurre algo similar, siendo el glifosato y las semillas los insumos que más se encarecieron con respecto al valor del cereal, llegando a incrementos de 45,7%, y 5,9% respectivamente. Por otro lado, el fosfato monoamónico, el gasoil y la urea mejoraron su relación y se necesita de 9,5% a 5,8% menos de grano para su adquisición.

Los aumentos en la relación insumo-producto obedecen tanto a la caída en los precios de los granos como al incremento del costo de glifosato, que pasó de costar u$s240 los 100 litros en septiembre de 2018 a costar u$s330 para el mismo mes de este año, y al ser uno de los principales insumos para el cultivo de soja, contribuyó al detrimento del poder de compra.

Por otro lado, el trigo fue beneficiado, con un incremento del 7,2% en su poder de compra, debido a que su precio se mantuvo sin mucha variación con respecto a septiembre de 2018 y los insumos se abarataron en dólares. Si bien el glifosato incrementó su precio, este tiene una menor incidencia en los costos al cultivar trigo que el resto de los granos, por lo que golpea con menor fuerza al cereal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario