Edición Impresa

Intentará Gobierno con una ley para reactivar construcción

Mandará un proyecto al Congreso que reduce impuestos y sube deducciones para créditos hipotecarios. Todo dependerá de que los legisladores lo puedan tratar en el año electoral.

El Gobierno mandará en los próximos días al Congreso un proyecto de ley para estimular la actividad de la Construcción proponiendo una reducción de impuestos a las empresas por 24 meses, con beneficios para 310.000 tomadores de créditos hipotecarios. La suerte del proyecto estará ligada directamente a la disposición que tengan los diputados y senadores para dedicarse a su actividad en un año electoral, períodos en los cuales generalmente el Poder Legislativo hace una pausa importante. En el Gobierno confían en que lograrán consenso de la oposición para debatir la iniciativa. El anuncio del proyecto fue hecho por el presidente Mauricio Macri a través de un video que circuló por las redes. Luego de ello, el secretario de Emprendedores y de la Pequeña Empresa, Mariano Mayer; el secretario de Vivienda, Ivan Kerr, y el subsecretario de Política Tributaria, Juan Mariscal ampliaron la información.

El paquete tendría un costo fiscal de $3.500 millones, pero impactaría en el período fiscal 2020. Contempla mejoras para las empresas en el Impuesto a las Ganancias, en el IVA y en el Impuesto al Cheque. También, procura llevar un alivio a tomadores de créditos hipotecarios que afrontan una fuerte suba de las cuotas debido a la inflación. Como se trata de familias de clase media pagan Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría. Actualmente solo pueden deducir del tributo $20.000 anuales. El proyecto propone elevar de manera gradual en dos años ese monto hasta llevarlo a unos $84.000, para luego dejarlo anclada a la misma deducción para alquileres, que a su vez está atada a la evolución del salario mínimo. En el primer año de vigencia el proyecto prevé llevar la deducción a cerca de $70.000. Mediante ese mecanismo se estima que al año una familia podría salvar un par de cuotas del préstamo. No obstante, el Gobierno no necesitaría de una ley para elevar la deducción.

A las empresas constructoras se les permitirá practicar ajuste por inflación para sus los costos, dentro del período de duración de la obra, o aplicar un revalúo impositivo con un pago de impuesto del 15%. La empresa estará obligada a reinvertir sus utilidades en dos años.

El proyecto además permitiría diferir el pago de Ganancias por la venta de inmuebles, a las personas o empresas que inviertan el total de una operación de ese tipo en Fondos Comunes o Fideicomisos cuyo objetivo sea financiar la actividad de la Construcción.

Con relación al IVA, el Gobierno promete devolver el 100% de los créditos generados por la compra de insumos y materiales si en un plazo de seis meses la empresa no los puede descargar con una venta. Este era un pedido de las constructoras. Sucede que al inicio de una obra, es cuando acumulan más crédito, y luego ese saldo les queda congelados a veces por dos años hasta que pueden comercializar los inmuebles. En tanto, respecto del Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, se les permitiría a las empresas poder aplicar el 100% de lo pagado a cancelar Ganancias. Hoy las pymes pueden compensar el 33%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario