Economía

Inversiones en dólares y en pesos para pasar el verano

Para ahorristas - Siguen ganando las opciones en la moneda estadounidense, pero a corto plazo aparece valor en letras y bonos en pesos. Las opciones que manejan los expertos a partir del nuevo rumbo monetario y cambiario que el BCRA definió hasta marzo.

El Banco Central mostró el mapa monetario y el sendero cambiario hasta marzo próximo. El REM anticipa inflación en descenso y eso abrió la puerta a una cauta baja de tasas. Redujo al 2% mensual el ritmo de devaluación y dio a conocer los nuevos límites de la “zona de no intervención”.

Estas definiciones no alcanzaron para modificar sustancialmente la estrategia de inversión para el primer trimestre. Pero aparecen opciones en pesos. Economistas y asesores financieros siguen viendo un escenario incierto y riesgo cambiario con el dólar cotizando cerca del piso de la banda y, por lo tanto, aún privilegian la composición en dólares de las carteras. Otros ven oportunidades en algunas variantes en pesos, como las Lecap, y en bonos más largos, apuntando a una ganancia de capital si bajan las tasas. Pero al mismo tiempo alertan que la volatilidad cambiaria puede arruinar la estrategia. Las acciones, solo para expertos e iniciados.

Federico Furiase

Director de EcoGo

El BCRA va ir muy prudente con la baja de tasas para mantener bajo control el dólar y a partir de ahí mostrar una desaceleración de la inflación, mientras ajustan paritarias y tarifas.

En ese escenario, la tasa le puede ganar a la inflación y la inflación al dólar, escenario que justifica la alocación en Lecap y bonos en pesos más largos, apostando a una ganancia de capital por compresión de tasas que más que compense el riesgo de una suba del dólar. Ahora bien, con el riesgo-país en 762 bps, el dólar más cerca de la banda inferior y la ausencia de margen del BCRA para vender reservas hasta llegar al techo de la banda, el riesgo de un salto cambiario requiere mantener una parte de la cartera dolarizada. Las Letes que vencen el año que viene son un vehículo en dólares eficiente para diversificar el riesgo cambiario a tasas atractivas. Los desembolsos del FMI aseguran el repago del capital.

Una suba del dólar de $1,50 (4%) se come la tasa efectiva mensual de un plazo fijo al 50% de tasa nominal anual. Por lo tanto, el inversor debería testear el margen de ganancia de capital estirándose a lo largo de la curva de bonos en pesos por compresión de tasas (efecto duration) versus el riesgo de un rebote del dólar desde la banda inferior (efecto tipo de cambio).

Fernando Camusso

Director de Rafaela Capital

El frente internacional luce como el mayor problema que tiene la economía argentina para atravesar la mala coyuntura que dejó la crisis. El riesgo-país vuelve a mostrar niveles de setiembre 2018 por encima de 750 bps, mientras que la curva hard dollar sigue bajo stress, lo que hace imposible salir a los mercados voluntarios de deuda en 2020.

En este escenario continuamos recomendando carteras más bien defensivas, 60% en dólares y 40% en pesos. Dado que la asistencia del FMI cubre todo 2019, 70% de la parte en dóla- res la colocamos en Letes en dólares (junio 2019) intentando alargar lo más posible el período previo a las primarias. El 30% restante, en bonos AY24, DICA, dado que lucen desarbitrados respecto de la curva y son lí- quidos. Toda la deuda argenti- na está bajo stress, y a estos precios, podemos aprovechar una reducción de spreads paulatina. Los bonos han sido muy castigados.

Del 40% en pesos: en Lecap (LTPE9) intentando alargar duration lo más posible y devengar hoy tasa que está en baja. Algo en pases bursátiles bien cortos con buenos aforos y cuyo subyacente son certificados de participación de fideicomisos financieros de primera línea. Se logran tasas netas del 60% TNA. Y siempre a mano la cobertura con la compra de futuros de dólar para las posiciones en pesos.

Preferimos evitar la renta variable local. El mercado americano parece estar dando señales de un posible bear market, y no vemos nuevo flujo hacia emergentes que tire para arriba las cotizaciones. Hoy flujo mata fundamentals.

Diego Redondo

Gerente financiero de Banco Voii

El escenario de riesgo para el primer trimestre 2019 no anticipa grandes cambios, ya que desde lo local las variables económicas y políticas recién empiezan a definirse para el segundo trimestre de 2019, y esa definición también está por verse ya que podría dilatarse aún más. Desde lo internacional los escenarios de riesgo ya están impactando y no se vislumbra una definición de corto plazo (la negociación de aranceles de EE.UU./China y definición del escenario de tasas americanas para 2019).

Los portafolios de inversión riesgo argentino, en este contexto, son de corto plazo. Hay una oportunidad ante la expectativa de la caída de la tasa nominal de inflación y su impacto en la tasa de interés doméstica, por lo que activos en pesos de duration entre 6 y 9 meses muestran una potencial ganancia de capital. En una cartera equilibrada pesos/dólar, las Letes de corto plazo son una alternativa para activos en dólares. El nivel de incertidumbre electoral y el volumen de deuda pública sobre PBI (bajo el criterio de un portafolio de riesgo medio/bajo) inhibe a los activos de largo plazo, a pesar de mostrar rendimientos elevados. Los activos de renta variable estarán expuestos a una alta volatilidad de precios y los limitaría solo a inversores sofisticados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario