Secciones Especiales

Inversiones: se van extendiendo los brotes verdes

A contramano de la crisis económica, la industria del cannabis sigue atrayendo a los inversores en la Argentina. Hay cinco proyectos provinciales en desarrollo que podrían reunir u$s9 millones en esta etapa.

La región sigue creciendo en torno a la normativa sobre cannabis. Uno de los principales países del Cono Sur, Paraguay, ha brindado cinco licencias para la producción de cannabis medicinal, de manera vertical, con un tope de comercialización en ese territorio del 10%, mientras que el 90% restante de la producción debe ser exportado. Por otra parte y hace tan sólo dos semanas, se publicó el decreto de cáñamo industrial en ese mismo territorio, completando así los lineamientos necesarios para abrir una de las industrias más pujantes de la actualidad.

Uruguay continúa atrayendo inversionistas de los más variados perfiles, y sin bien poseen ciertos condicionamientos que limitan algunos proyectos, es sin duda uno de los principales puntos de logística de la industria.

Colombia, por su parte continúa desarrollando transformaciones en el cuerpo regulatorio de manera que la ley se ajuste a la realidad de la industria.

A contracorriente la industria del cannabis, incipiente y discreta en Argentina, sigue sumando puntos fuertes, en una época en que los capitales evitan asentarse en nuestro territorio. Diversas provincias y municipios, laboratorios, empresas privadas y capitales extranjeros y nacionales, apuestan a la inversión en el cannabis medicinal y proyectan un pronto desembarque dentro de la industria del cáñamo en el país.

Casi en silencio, Argentina fue creando proyectos puertas adentro en unas cuantas provincias, así como también se han anunciado proyectos municipales, cada vez con mayor asiduidad haciendo tapa en los diarios locales. Lo cierto es que, hoy en día existen 5 proyectos provinciales que se encuentran atrayendo inversiones.

Los capitales para proyectos mancomunados con gobiernos provinciales tienen perfiles variados, desde empresas que ya trabajan en la industria, hasta capitales nacionales que apuestan a los importantes índices de rentabilidad del cannabis medicinal.

Desde los sectores agro e industrial argentinos, hasta empresarios de diversos rubros, se ven atraídos y se genera así, una apuesta importante no solo por el cultivo con fines medicinales sino también, como cuentan algunos empresarios, al cáñamo industrial. Este último es uno de los principales ejes de la proyección de economías regionales en cinco jurisdicciones provinciales de nuestro país.

¿Cuanto recaudarán, al menos tres de las provincias en cuestión, al finalizar la etapa de fondeo?

Directivos de la consultora Cannabis Austral, empresa que realiza engagement y dirige algunas de estas proyecciones, comentaron a Ámbito Hemp que en los próximos seis meses se recaudarán unos 9 millones de dólares de inversiones de capital. Además, recalcan, que este número es escalable si se toma en cuenta el ecosistema empresarial que debe rodear a este tipo de proyectos. Y calculan que se multiplicaría ampliamente si el nuevo gobierno decide regular correctamente la industria.

El rol necesario de ANMAT

El impacto socio-económico es por demás de relevante para muchas economías locales, pero una de las principales puertas que aun quedan por abrir, es sin dudas, la visión de ANMAT respecto al cáñamo. Si bien esta oficina de gobierno atiende a la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes) nacida en el tratado internacional de la Convención única de Estupefacientes, esta junta no fiscaliza cáñamo para fines industriales, como claramente se observa en el cuerpo normativo de dicha Convención, donde Argentina es firmante.

“Necesitamos que ANMAT emita una resolución donde explicite lo mismo que el tratado de la Convención Unica de Estupefacientes: que el cáñamo para fines industriales no posee las mismas restricciones de fiscalización que el cannabis medicinal. En realidad no es tan necesario, porque por jerarquía constitucional ninguna ley federal puede contradecirse con un tratado o con el cuerpo de la Constitución, pero aún así es necesario para que organismos de control como INASE (importación de semillas) AFIP (impuestos) Aduanas, entre otras, puedan generar el trámite sin mayores inconvenientes. Todo lo que se necesita es buena voluntad y gestión por parte de la ANMAT para que nuestras economías regionales sean partícipes de la industria de manera controlada, legal y provechosa para todos los actores incluyendo al estado” comenta María Laura Sandoval, CEO de Cannabis Austral.

La dirección comercial de Cannabis Austral, a cargo de Maximiliano Silgueira, explicó que en la actualidad se encuentran abiertos 3 fondeos, uno para una empresa privada con acuerdos firmados con un gobierno provincial y otros dos proyectos de sociedades en las que participa el estado y privados. “Actualmente estamos generando las reuniones para brindar toda la información de uno de estos proyectos, este fondeo se cierra la última semana de noviembre en un meeting en que participarán los interesados en colocar capital y los directores del proyecto. Luego tenemos un calendario de reuniones a partir de diciembre con el resto de los emprendimientos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario