Mundo

Irán abandonó las "restricciones" para el desarrollo nuclear

Es la tercera vez que la República Islámica renuncia a alguno de los compromisos acordados con las potencias a partir de la salida unilateral de Estados Unidos.

Teherán - El presidente iraní Hasán Rohaní ordenó ayer levantar todos los límites en la investigación y el desarrollo del sector nuclear, un nuevo paso que reduce los compromisos adoptados con la comunidad internacional en 2015.

Eso representa la “tercera fase” del plan de reducción de compromisos iraníes en materia nuclear, recordó el mandatario, en un claro desafío a la política de sanciones de Estados Unidos.

“La organización de energía nuclear (iraní) tiene órdenes de adoptar todas las medidas necesarias en materia de investigación y desarrollo, y de abandonar todos los compromisos actuales en este campo” declaró Rohaní en la televisión pública. Entre otros aspectos, le permitiría a Teherán desarrollar centrífugas para acelerar el enriquecimiento de uranio.

Irán y tres países europeos -Reino Unido, Francia y Alemania- discuten desde hace unos días la formas para salvar este acuerdo internacional de 2015 sobre el programa nuclear iraní, amenazado desde que Estados Unidos se retirara unilateralmente en mayo de 2018.

Los esfuerzos fueron liderados por el presidente francés, Emmanuel Macron, que ha estado intentando convencer a Estados Unidos de que dé a Irán algún tipo de alivio a las duras sanciones que impuso a Teherán desde su retirada del pacto.

El presidente iraní dijo que ambas partes estaban cerca de un acuerdo sobre la forma de resolver algunos asuntos espinosos.

“Si en el pasado estábamos en desacuerdo sobre 20 temas con los europeos, hoy hay tres temas”, dijo. “La mayoría se han resuelto pero no hemos alcanzado un acuerdo final”, agregó.

Pero Washington descartó la concesión de derogaciones para permitir una línea de crédito para Teherán, en el marco de una propuesta hecha por Francia.

Y además el Tesoro estadounidense sancionó a una red de transporte marítimo que dijo que estaba dirigida por la Guardia Revolucionaria de Irán, afirmando que esta estructura permitió vender millones de barriles de crudo para beneficiar al presidente sirio Bashar al Asad.

En su política de sanciones y mano tendida, el presidente Donald Trump reiteró que no le importaría reunirse con Rohani en la próxima asamblea general de la ONU, en Nueva York.

Tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015, que ofrecía a Teherán un levantamiento de una parte de las sanciones internacionales a cambio de frenar su programa nuclear, Irán advirtió que empezaría a levantar sus compromisos.

El 1 de julio, Irán informó que había incrementado su reservas de uranio enriquecido por encima del máximo de 300 kilogramos establecido por el acuerdo. Una semana después, anunció que había excedido el umbral de 3,67% en la pureza de sus reservas de uranio.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica reveló el 30 de agosto que las reservas de uranio iraníes era de unos 360 kilogramos y que alrededor del 10% se enriqueció al 4,5%.

El viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abas Araghchi, volvió a indicar que su país estaba dispuesto a volver a una aplicación total del acuerdo sobre el programa nuclear a cambio de una línea de crédito de unos 15.000 millones de dólares, actualmente negociada con los europeos.

En cambio, Araghchi, expresó dudas de que dicho plan pudiera ser acordado en el plazo establecido por Irán para el alivio de las sanciones.

“Irán volverá a aplicar totalmente el JCPOA (acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní) solo si puede vender su petróleo y beneficiarse plenamente de los ingresos de estas ventas”, declaró. “La propuesta francesa va en este sentido”, dijo el viceministro citado por la agencia estatal Irna.

Araghchi, que habló días después de liderar una delegación económica en Francia, descartó cualquier renegociación del acuerdo de Viena, pero dijo que Irán estaba dispuesto a discutir cómo implementarlo mejor.

El acuerdo sobre el programa nuclear firmado en 2015 fue acordado entre Irán y los llamados 5+1: los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU Reino Unido, China, Francia, Rusia y Estados Unidos, más Alemania.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario