Mundo

Irán habla de "guerra total" y Pompeo desconcierta

Teherán - Estados Unidos o Arabia Saudita desencadenarían “una guerra total” si deciden atacar a Irán, advirtió el canciller iraní, Mohamed Javad Zarif, en una entrevista difundida ayer por la cadena de televisión estadounidense CNN.

“¡Una guerra total!”, respondió de manera sucinta y con una expresión grave ante el periodista que le preguntó: “¿Cuál sería la consecuencia de un ataque estadounidense o saudita a Irán?”.

“No queremos la guerra, no queremos un enfrentamiento militar. Creemos que un conflicto armado basado en un engaño es algo terrible. Pero no temblamos cuando se trata de defender nuestro territorio”, añadió Zarif.

En Twitter, Zarif denunció ayer “la agitación orquestada”, según él, en torno de los recientes ataques contra instalaciones petroleras sauditas con el fin de preparar a la opinión mundial para una guerra contra Irán.

“Acto de guerra o agitación para una guerra contra Irán”, escribió en respuesta a las palabras pronunciadas el día anterior por el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo.

Este último calificó de “acto de guerra” los ataques contra dos importantes instalaciones petroleras sauditas el sábado, que volvió a atribuir a Irán.

Pero el propio Pompeo, curiosamente, bajó ayer el tono al asegurar que Estados Unidos prefiere una “solución pacífica” a la crisis.

Se retractó de ese modo de la calificación de “acto de guerra” que había atribuido a Irán, en lo que pareció sentar las bases de un casus belli para justificar un ataque.

Así, Pompeo, de gira por el Golfo Pérsico, declaró a su llegada a Dubái que “hay consenso” en la región sobre la responsabilidad iraní, pero que su gobierno prefiere una “solución pacífica”. “Espero que la República (Islámica) de Irán lo vea de la misma manera”, explicó.

En Arabia Saudita, el miércoles, el jefe de la diplomacia estadounidense se había reunido con el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien declaró que el ataque fue una “verdadera prueba” de la voluntad mundial frente a Irán. Ambas partes “acordaron que el régimen iraní es responsable de su comportamiento agresivo, imprudente y amenazador”, declaró la vocera del departamento de Estado, Morgan Ortagus.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario