Mundo

Irán: primera condena a muerte por las protestas postelectorales

Un tribunal iraní condenó a muerte a un hombre que participó en las manifestaciones de protesta por las polémicas elecciones presidenciales de junio, dijo una página web reformista.

Mowjcamp, que no citó una fuente en su información, afirmó que el veredicto se le notificó a Mohammad-Reza Ali-Zamani el lunes, sin dar detalles sobre los cargos en su contra. 

La agencia semioficial de noticias Mehr dijo en agosto que estaba acusado de combatir contra la élite islámica en el poder y de participación activa en una asociación monárquica "terrorista", así como otros delitos. 

No hubo una reacción inmediata de las autoridades. 

Hasta ahora no se informó de ninguna otra condena de muerte contra los participantes en las masivas manifestaciones tras los comicios, que según la oposición fueron manipulados para permitir la reelección del presidente conservador Mahmoud Ahmadineyad. 

Ali-Zamani es uno de los más de 100 opositores, entre los que había altos funcionarios reformistas, que fueron acusados de fomentar la agitación callejera en unos juicios multitudinarios celebrados en agosto. 

Mowjcamp dijo que hizo "amplias confesiones" durante el juicio. Políticos reformistas condenaron las sesiones de la corte como "juicios exhibicionistas". 

El ex presidente reformista Mohammad khatami, que apoyó al líder opositor Mirhossein Mousavi en los comicios, ha dicho que las confesiones hechas en los juicios fueron obtenidas en "condiciones extraordinarias" y que no son válidas. 

Los analistas los consideraron como un intento de las autoridades de erradicar a la oposición moderada. 

En Irán las penas de muerte puede ser apeladas ante un tribunal superior. 

"El lunes fue trasladado del pabellón 209 de la prisión de Evin al Tribunal Revolucionario número 15, presidido por el juez Salabati, y se le comunicó el veredicto de ejecución", indicó Mowjcamp en su información sobre Ali-Zamani. 

En su reporte de agosto, Mehr también indicó que Ali-Zamani, del que dijo que tiene 37 años, estaba acusado de actividades propagandísticas contra la élite islámica y de participar en manifestaciones con el objetivo de socavar la seguridad nacional. 

Las elecciones hundieron al país en su mayor crisis interna desde la revolución de 1979, cuando fue derrocado el shah apoyado por Estados Unidos. 

Las autoridades retrataron las protestas como un intento de acabar con el estado islámico con apoyo exterior. La oposición sostiene que más de 70 personas murieron en las protestas, más del doble de la estimación oficial. 

Los grupos de defensa de los derechos humanos también dicen que miles de personas fueron detenidas tras la votación, aunque la mayoría fueron puestas en libertad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario