Mundo

Israel vota hoy en una elección imprevisible para Netanyahu

En los sondeos previos, el primer ministro empata con el centrista ex jefe militar Benny Gantz. Una victoria facilitaría a su partido, el Likud, y a las fuerzas políticas aliadas aprobar su inmunidad.

Jerusalén - Israel vota hoy en comicios que, para analistas, son vistos como un referéndum sobre el futuro del primer ministro Benjamín Netanyahu, quien según sondeos de intención de voto se encuentra en una situación de empate con el exjefe del Ejército, el centrista Benny Gantz.

Un promedio de encuestas difundidas por la prensa coloca al Likud (derecha) de Netanyahu en el poder desde hace diez años ininterrumpidos, y a la formación Kahol Lavan (“Azul-blanco”, los colores de la bandera israelí) de Gantz, en situación de empate, con 32 escaños para cada uno, de los 120 que tiene la Knéset (parlamento).

“Bajo mi gobierno, el partido Azul-Blanco cambiará la dirección del timón del Estado israelí hacia más democracia. Se acabaron las divisiones para reinar; al contrario, se tomarán acciones rápidas para formar un gobierno de unión”, aseguró Benny Gantz en un artículo en hebreo publicado ayer en los principales diarios, que dice querer dirigir el país en “el interés de todos los israelíes” y “no en el interés de los grupos de presión”.

Esas palabras apuntan indirectamente hacia Netanyahu, acusado por sus adversarios de mantenerse en el poder gracias a sus apoyos entre los partidos ultraortodoxos y el movimiento de los colonos en los territorios ocupados.

En las radios locales, el primer ministro elogió su balance económico -con un desempleo en un mínimo histórico del 3,7%- y exhortó a sus electores a votar masivamente para impedir que “la izquierda y los árabes” tomen el poder.

Asimismo, atacó al centrista Gantz, a quien considera “a la izquierda”, así como a la “lista unida” de los partidos árabes, hostiles al Likud aunque sin ser afines a “Azul-Blanco”, y que podría desempeñar un papel clave en la formación -o no- de un gobierno de coalición.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer que las elecciones en las que su aliado busca mantenerse en el poder serán reñidas. “Gran elección mañana en Israel. Va a ser cerrada... es una elección 50-50”, dijo.

El domingo por la noche Netanyahu anuló in extremis su último mitin de campaña, una estrategia según sus adversarios para movilizar a sus electores y que éstos lo “salven”.

La elección de hoy se celebra a sólo un mes de su comparecencia ante la Justicia por “corrupción, abuso de confianza y malversación”, cargos por los que aún no fue inculpado. Una victoria electoral podría permitir a sus aliados votar su inmunidad.

El domingo celebró su último consejo de ministros antes de las elecciones en el valle del Jordán, y anunció la legalización del asentamiento Mevoot Yericho, una colonia ilegal según la Justicia israelí.

Esa colonia, donde viven una treintena de familias, sigue siendo ilegal a ojos de la comunidad internacional, como de hecho lo son todas las ubicadas en los Territorios Palestinos.

Netanyahu prometió la semana pasada que, en caso de ganar en los comicios, anexará todas las colonias judías en el valle del Jordán, un territorio estratégico que representa aproximadamente el 30% de la Cisjordania ocupada.

El anuncio fue duramente criticado por funcionarios palestinos, quienes consideran que de concretarse equivale a la muerte del proceso de paz, así como por una parte de la clase política israelí, que está a favor de la anexión pero considera que ésta se plantea con fines electorales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario